martes, 6 de noviembre de 2018

El Sepulcro de Urraca Díaz de Haro en Cañas.








Aunque ahora nos resulte chocante, el nombre de Urraca se asoció al buen gusto y la nobleza durante los siglos XI al XV en Castilla. De todas las famosas Urracas de nuestra historia hoy nos acercamos a Urraca Díaz de Haro, cuarta abadesa de Cañas, monasterio del cister fundado por sus abuelos y donde se conserva su sarcófago tallado.
Urraca Díaz de Haro  o Urraca de Cañas había nacido a finales del siglo XII, en 1192, y era hija de D.  Diego López II de Haro el Bueno y de su segunda esposa Toda Pérez de Azagra. 
Después de enviudar, fue abadesa en el Monasterio de Cañas hasta su muerte, en 1262, exhibiéndose su sepulcro en la Sala capitular del mismo, junto a otras laudas sepulcrales de abadesas del monasterio.
Es impresionante su expresividad y originalidad, con detalles anecdóticos curiosos y llamativos e incluso de una naturalidad cotidiana sorprendente.


En la tapa se representa a Urraca hierática, yacente, vestida de abadesa, con la cabeza cubierta por una toca enorme, apoyada sobre dos almohadones decorados con bandas de bordados, y cubierto el cuerpo por un hábito, cuya parte inferior sujetan tres monjas. En la mano derecha sostiene las cuentas de un rosario y en la izquierda un báculo de cabeza espiraliforme rematado con una serpiente y una base con un dragón.


La caja de piedra del cuerpo inferior se aísla del suelo apoyándose sobre varios lobos que representan los símbolos de la casa López de Haro y todas sus caras están decoradas con escenas funerarias, las laterales representando el cortejo fúnebre y la base y cabecera con escenas del ascenso del alma y su entrada en el cielo.
En uno de los laterales comparecen en la escena del cortejo funerario tres abades, tres obispos, cuatro ministros, un grupo de plañideros y plañideras mesándose los cabellos en actitud de duelo sobre el ataud de la abadesa, cuatro damas nobles con copetes, también mesándose los cabellos y seis monjes, dos de ellos franciscanos, dado que portan cinto de cordón.


En el otro costado de la caja se representa una procesión mortuoria presidida por un abad al que siguen once monjas con enormes tocas, parece dar el pésame a la primera de ellas. La actitud de cada una de ellas es diferente; una  porta el libro de la regla de San Benito, otras pasan las cuentas del rosario y la última, apoyando el brazo derecho sobre el hombro de su compañera de delante, se gira hacia atrás para mirar a otro personaje, tal vez otro abad, que cierra el cortejo. 




En la base del sepulcro se representa la ascensión al cielo del alma de la abadesa, sobre un paño elevado por ángeles. En la cabecera aparecen tres monjas, una de ellas arrodillada ante San Pedro, quien porta las llaves del cielo en la mano izquierda mientras las bendice con la derecha.
El sepulcro, fabricado diez años después del fallecimiento de Urraca Díaz de Haro, se muestra como una obra maestra del arte gótico funerario español y fue esculpido por Ruy Martínez de Bureba.
Ha sido abierto en cuatro ocasiones diferentes, en los años 1898, 1899, 1933 y 1938, habiéndose hallado en su interior el cuerpo incorrupto de la beata. 
Conserva restos de la policromía original en la zona de la escena de la llegada al cielo.
Si viajan a la Rioja no dejen de visitar el Monasterio de Cañas y el sepulcro del que les hemos hablado, es una auténtica maravilla.



¡Que tengan una buena semana!


martes, 23 de octubre de 2018

San Millán de la Cogolla. El Monasterio de Suso





«Cono aiutorio de nuestro dueno, dueno Christo, dueno Salbatore, qual dueno get ena honore, e qual duenno tienet ela mandatione cono Patre, cono Spiritu Sancto, enos sieculos de losieculos. Faca nos Deus omnipotes tal serbitio fere ke denante ela sua face gaudioso segamus. Amen».

Glosas Emilianenses, Códice 60 (Biblioteca de la real Academia de la Historia)




Los que ya tenemos unos años, estudiamos en Literatura, espero que sigan en los curricula educativos, las Glosas Emilianenses - junto a las Silenses- como referentes y testimonio del primer castellano escrito. 
Resulta especialmente sugerente, como afirman Miguel Angel Muro y Claudio García Turza, catedráticos e investigadores de la Universidad de La Rioja, la idea de que estos textos glosados tenían por objeto la aclaración de los textos para predicar a las gentes que, probablemente ignoran o comprenden entre poco y mal el latín oficial de la iglesia. Definen, igualmente la existencia de glosas latinas, romances y vascas en el códice Aemilianensis 60,  donde se revela la presencia de un glosador bilingüe, vasco-romance parlante, defendiendo que bien pudo, durante siglos, hablarse vasco en buena parte del occidente riojano llegando incluso al sur de Logroño, cuestión esta que vendría a explicar la cantidad de topónimos y otras palabras vascas  conservadas en este territorio.
A lo que voy, que es una realidad que San Millán de la Cogolla resuena en mis recuerdos de infancia como un lugar esencial en cuyo scriptorium se copiaron libros que se glosaron y anotaron en lenguas romance y vasca. 
Pasados los años mi recurrente interés por la arquitectura altomedieval me llevó de nuevo a interesarme de un modo especial por las cuevas sagradas, el mundo cenobítico y el monacato, con lo que acabé de nuevo a los pies del edificio de San Millán de Suso, el de arriba, situado sobre la ladera frondosa del valle del río Cárdenas.
La historia de este impresionante e importante espacio se liga a la vida eremítica de Emiliano -Millán- que había nacido muy cerca, en Berceo (Vergegium), en 473 y se había retirado a las cuevas siguiendo los pasos de su maestro, Felix o Felices, ermitaño en Haro.
Su fama de santo hizo que el obispo de Tarazona, Dídimo,  lo convenciera para ser ordenado sacerdote, si bien pronto fue destituido por que su caridad excedía, con creces, los ingresos de la parroquia.
De regreso a la vida eremítica, en la que permanecería por mas de cuatro décadas, no hizo sino incrementarse su aureola de santidad y con ella el número de peregrinos y ermitaños que se instalaron para vivir en el mismo entorno. 
Surgió así un primer cenobio masculino del que formarán parte Aselo, Gerancio, Citonato y Sofronio, sus discípulos, junto a otro femenino del que formarán parte Potamia y Oria o Auria. En esa época y durante siglos los monasterios dúplices e incluso familiares  eran muy habituales, desapareciendo definitivamente en 1080, junto con la liturgia mozárabe, por obra del papa Gregorio VII.
A ese momento cenobítico correspondería la existencia de un primitivo oratorio en el que fue enterrado Emiliano a los 101 años. Los monjes eligieron otro abad y permanecieron como ermitaños alrededor de su tumba.
Mas de 50 años después, Braulio, santo obispo de Zaragoza y uno de los mas destacados intelectuales  de la Hispania Visigoda, cuyo hermano Froniano, estaba en la Cogolla, escribió la primera biografía de San Millán, "Vita Sancti Emiliani". 

Braulio de Zaragoza e Isidoro de Sevilla en una miniatura otoniana del siglo X.
Wikipedia

Más tarde, en el siglo XIII, Gonzalo de Berceo, genuino representante del Mester de Clerecía y monje en Suso, escribiría, utilizando la cuaderna vía como esquema versificatorio, su "Historia del Señor San Millán".




Gonzalo fue so nomne que fizo est tractado, 
en Sant Millán se suso fue de ninnez criado, 
natural de Berçeo, ond Sant Millán fue nado... (S. Mill. 489)

Yo, Gonzalo por nomne, clamado de Berçeo, 

de Sant Millán criado, en la su merçed seo... (S.Dom. 757)



Missale benedictinum ad usum trecensem. 
Fuente: gallica.bnf.fr Bibliothèque nationaleale de France, Département des manuscrits, Latin 818, fol. 2v.



Se dice que los de la Cogolla debe su nombre a la forma de los montes en los que se instaló Millán, Los llamados Cogollanos, por recordar su relieve a la forma de la cuculla, un ropaje de encima que llevaba unida una capucha.
Al templo actual, el único edificio conservado del complejo monasterial, se accede desde el Monasterio de Suso, situado en el Valle, previa cita y a través de un microbús. 
No es mi intención hacer una descripción exhaustiva de su configuración actual pero si resaltar que la interpretación mas aceptada de sus fases constructivas se debe a Luis Caballero Zoreda. 
De su análisis estructural desde la Arqueología de la Arquitectura se viene a determinar una primera ocupación rupestre en cuevas durante el siglo VI a la que corresponderían las tres cavidades integradas en el templo hasta hoy, de las que la oriental y central conservan altares  por lo que se supone que estarían dedicadas además a oratorios.
La cueva más grande, la occidental, es funeraria y está completamente ocupada por tumbas excavadas en la roca, algunas de ellas antropomorfas.


Fase I. Siglo VI






Cueva oeste de carácter funerario




Vista de la cueva central con el cenotafio al oeste y el oratorio al este



Imagen de la cabecera de la lápida de alabastro oscuro del cenotafio de San Millán
Fot. tomada de Turismo Rioja


En la central, conocida como Oratorio de San Millan,  se  colocó en el siglo XII el cenotafio del santo, una construcción de alabastro negro apoyada sobre seis ménsulas que representa la imagen yacente de Emiliano rodeada de escenas de su vida: dos ciegos con sus bastones y un perro lazarillo acuden a implorar el milagro del santo, una niña muerta resucita al tocar el sepulcro y anacoretas. Se trata de decoración en altorrelieve que rodean los cuatro lados y los cuatro angulos formando un total de seis escenas. El cenotafio se apoya en un soporte con seis mensulas. 
La cueva oriental es conocida como Capilla Angelica o de Santa Oria.



Fase II. Siglo VII. Premozárabe

En el siglo  VII,  tras el crecimiento de la comunidad, el cenobio poseería un edificio definido como “Premozárabe” constituido por dos naves del que sólo se habría conservado el muro oriental de la cabecera actual, y el arco norte junto con pequeñas evidencias estructurales insertas en las cimentaciones de las naves actuales.




Fase III. Mozárabe



Entrada al monasterio de Suso 




Capiteles mozárabes sobre dobles columnas en la puerta de acceso al aula desde el pórtico.
Observen los elocuentes carteles de No tocar



Puerta con arco de herradura de acceso desde el pórtico. Fot realizada desde el interior del aula




Detalle de una de las cúpulas de la construcción del siglo X. "Mozárabe"



Nave norte con los accesos a las cuevas a un lado, los tramos de arquería de herradura bajos y altos y el arco de acceso a la cabecera



Nave sur con la puerta de acceso al aula, la arquería y arco de cabecera

El año 959, se consagró una iglesia levantada en estilo mozárabe que tendría como santuario la conocida como Cueva de Santa Oria a la que se añadió una nave en dos tramos con bóvedas esquifadas de ocho nervios que sobresalen al exterior como cimborrios gemelos entre los que se levantó la torre campanario,  un atrio de dos naves con arcos de herradura, una de ella con dos alturas - presenta un piso alto con arcos mas pequeños-, y la puerta de acceso al templo con arco de herradura y capiteles mozárabes. En el exterior, decorando el alero, se colocaron las series de modillones de rollos, algunos originales decorados con motivos solares de esvásticas, estrellas de seis puntas, un apendice triangular agregado en el centro de la cara fontal calado y decorado con ruedas solares y triángulos curvilíneos. 



Cuerpo estructural mozárabe con la linterna y modillones de rollos




Pórtico funerario. Panteón de los Infantes de Lara. Al fondo el sepulcro reutilizado para la tumba del ayo






Arriba y abajo arquerías recientes de remate del pórtico que trasponen la idea de la antigua galería sur



Este nuevo templo fue incendiado durante los ataques de Almanzor construyéndose inmediatamente después el pórtico que hoy alberga, junto al muro sur las tumbas de los Siete Infantes de Lara -descabezados-, en una posición centrada su ayo Nuño Salido, romano reutilizado, y apoyados en el muro norte los de las las reinas Toda, Jimena y Elvira de Navarra.
Las ocho arcadas de la galería porticada, levantadas en la década de los 30 del pasado siglo, son una trasposición ideal de lo que pudieron ser las originales del siglo X.
Se da por cierto que el pavimento de canto rodado es original.



Fase IV. Protorrománico.

En 1030 Sancho el Mayor en conmemoración de la santidad de Emiliano, mandó ampliar la iglesia del monasterio hacia el oeste las naves con dos nuevos tramos,  con una alineación diferente, unos 15 grados respecto a  la alineación de las naves del siglo X.  En este caso los arcos son de medio punto y las bóvedas de cañón de un estilo "Protorrománico". Probablemente a los pies se levantaba un coro.



Muro oeste con los tramos de arcos de medio punto y el desvío de alineación. Al fondo, arriba, puerta de comunicación con un antiguo coro.


Igualmente mandó mandado exhumar los restos enterrados en el oratorio de San Millan para recolocarlos en una urna de plata. Unos veinte años después, en 1053, al rey navarro García Sánchez III, que había mandado construir el monasterio de Santa María la Real en Nájera, le pareció oportuno trasladar a esta nueva sede las reliquias del santo Emiliano. Según relato de la Crónica Najerense parece que el carro que trasladaba los restos se detuvo en el fondo del valle de tal modo que nada pudo hacerse por que el tiro de bueyes se moviera de allí, hecho este que fue interpretado como una señal divina, lo que determinó que fuera el propio rey quien decidiera la construcción de un nuevo monasterio: San Millan de Yuso (del latín deorsum) donde a partir de entonces quedarían depositados los restos del santo. Mas allá de la leyenda, es mas que probable que ante la reticencia de los de Suso a adoptar la nueva liturgia romana quisiera castigárseles. Además las gentes del valle y los propios monjes de Suso debieron oponerse decididamente al traslado a Nájera, siendo estos, y no otros, los motivos reales de la construcción del monasterio nuevo en el fondo del mismo valle.



Vista del valle y el Monasterio de Yuso desde Suso


Una nueva arca fue encargada por el rey Sancho IV Garcés  para albergar los restos de San Millan. Se trata de una pieza de madera de forma rectangular con forro de rica tela  de seda hispanoárabe y una tapadera a doble vertiente, todo ello chapado en oro, con  placas de márfil representando escenas y milagros de la vida del santo. Se usaron en el aderezo piedras preciosas.



Vista desde el exterior del muro oeste de la iglesia de Suso en la actualidad

Poco después de la construcción de la ampliación protorrománica el edificio colapsó. Importantes grietas hicieron que las habitaciones orientales desaparecieran, que el pórtico y las bóvedas sufrieran daños y que la cabecera mozárabe se desplazó hacia el sur.


Capitel con motivos vegetales del oratorio de la Cueva central llamada de San Millán


De época románica serían algunas de las obras que se realizaron en el acceso al cenotafio del oratorio de San Millán y numerosas pequeñas reformas se sucedieron en la Baja Edad Media y el Barroco, con el abovedamiento de las naves y el pórtico. Finalmente se reformaron las habitaciones orientales y el antepórtico.
Una última fase del edifico se debe a las reconstrucciones y restauraciones realizadas en los siglos XIX y XX.



La visita a Suso me supo a poco, un tiempo limitado, demasiado corto para el mi interés. Aconsejo dar una vuelta por el exterior, hacia el espacio del oeste, donde se alzarían otras construcciones monacales. No obstante, la imagen actual es engañosa respecto de lo que fue el monasterio en la Alta Edad Media pues se desarrollaba no sólo hacia occidente sino también hacia el sur y el este. En cualquiera de estas situación es pudo hallarse el antiguo scriptorium en el que se escribieron el Códice Emilianense de los Concilios, datado en 992, la Biblia de Quiso, que lleva data del 664, y una copia del Apocalipsis, de Beato de Liébana y con la letra del siglo VIII, lo que le hace ser uno de los principales escritorios, si no el más notable, de la Edad Media Española. 

Como quiera que el destino de Suso está ligado al origen de la escritura en castellano, traigo a colación a Gonzalo de Berceo que vivió en el monasterio en el siglo XIII y es el autor de los primeros poemas en romance  "Los Milagros de Nuestra Señora".


Esta relevancia para la lengua castellana es la causa de que los Monasterios de Yuso y Suso se incluyeran entre los bienes Patrimonio de la Humanidad declarados por la Unesco el 7 de diciembre de 1977.





Estructura decorada con azulejería que guarda un fragmento del palo que milagrosamente el santo Emiliano hizo crecer.




¡Que tengan una feliz semana!






Bibliografía:

Caballero Zoreda, L. ; 2002: La iglesia de San Millán de la Cogolla de Suso. Lectura de Paramentos. CSIC. Madrid

Fuentes:

http://monasteriodesanmillan.com/
http://digital.csic.es/handle/10261/13936
http://www.turismo-prerromanico.com/monumento/san-milln-de-suso-20130609021808/























lunes, 15 de octubre de 2018

La basílica de Santa María de los Arcos de Tricio.



Desde mi época de estudiante universitaria he conocido y estudiado los hornos, testares y vasos de la gran Tricio, ciudad del territorio de los indígenas Berones que se convirtió en la gran productora de cerámicas suntuarias, la vajilla de mesa de lujo, la Terra Sigillata Hispánica. 


Tritium Magallum (de Megallum, la grande) ocupaba la zona de la actual Tricio, el valle y parte de Nájera. 
El centro de este núcleo se situaba en un cerro que domina el valle, en cuya cima, bajo la actual iglesia de San Miguel, debió alzarse un impresionante templo romano. En el valle, junto a la calzada que unía Caesaraugusta con Emerita y Legio, se levantaba, según opinan algunos autores, un mausoleo  en forma de torreón.  Ambas construcciones, pasados los siglos, acabarían fundiéndose, imbricándose, superponiéndose y transformándose para configurar una iglesia cristiana dedicada a Santa María.




Planta de Santa María de los Arcos. S.A. Valero
Resaltada en negro, la planta del mausoleo. Los círculos son las columnas romanas reutilizadas.


Recientemente esta interpretación se ha puesto en entredicho, estableciéndose que el supuesto mausoleo no es mas que la cabecera de una antigua iglesia paleocristiana repoblación levantada, eso sí, reutilizando material constructivo romano y cubierta con una cúpula levantada sobre pechinas con ligera piedra toba.







Vista de la pared norte de la cabecera desde el exterior de la construcción altomedieval



Muro norte del ábside desde el exterior y del desarrollo de las naves sobre columnas y las bóvedas barrocas del XVIII.





Muro sur del ábside




Mosaico polícromo en el interior de la cabecera, supuestamente paleocristiana.


A un segundo momento correspondería la construcción de las tres naves, probablemente sobre un edificio anterior muy desconocido, con los enormes tambores y capiteles procedentes del expolio de un antiguo templo romano para cuyas columnas se proponen hasta veinte metros de altura.
Este mismo edificio se habría levantado con muros de aparejo mas pequeño que la cabecera.
Han sido Luis Caballero, Mariangeles Utrero y Luis Caballero Zoreda quienes han propuesto esta reinterpretación que parece bastante razonable y fundamentada, datando su construcción en los siglos IX o X,  quedando ya relegada aquella primera acepción general como basílica paleocristiana o hispanovisigoda.
La iglesia altomedieval sería de tres naves de desigual altura , mas alta la central, con un ábside de planta cuadrangular.  
Tras las campañas de excavación arqueológica realizadas entre 1980-1983, se reconocieron numerosos enterramientos en el subsuelo de la basílica, datados a partir del siglo V y hasta época medieval (con estelas), sin que faltara la reutilización de sarcófagos romanos y la presencia de fragmentos de estelas funerarias romanas del siglo II con interesantes inscripciones, e incluso un fragmento de estela paleocristiana realizada en mármol de Carrara, importada desde Italia y decorada con el Crismón, símbolo del Cristianismo, la más antigua de estas características en La Rioja.
La documentación conservada no arroja luz sobe dichos orígenes. De hecho, la primera vez que las fuentes citan el edificio es sobre la mitad del siglo XI, en un documento que relaciona las posesiones del antiguo monasterio de Santa María de Nájera entre las que incluyen algunas tierras, viñas y huertos cercanos a Santa María de los Arcos (Cartulario de Albelda).
Así, Mirón, abad de S. Martín de Albelda, al hacer el inventario de los bienes del monasterio entre 1094 y 1108 expresa:
"Dedit etiam ei ecclesiam Sáncte Marie de Archus, cum universis ad eam pertinentibus, terris, vineis, et ortis".
En 1149, Alfonso VII de Castilla hace donación de una serna entre Arcos y Tricio a la iglesia de Calahorra y a su obispo D. Rodrigo. Puede ser que este documento guarde relación con la ermita de Arcos.
A finales del siglo XII, el 8 de noviembre de 1181 el obispo de Calahorra, D. Rodrigo de Cascante, consagró la iglesia y mas que probablemente fue cuando se reconstruyó por completo el cierre del muro sur del edificio.
El documento de consagración, según documentos posteriores, fue depositado por el obispo en una caja junto a algunas reliquias probablemente bajo el altar.
Entre finales del siglo XIII y comienzos del siglo XIV debió abrirse el lucillo que acoge la imagen de la virgen, una copia de la talla original, y se pintaron en una banda sobre otras de motivos geométrico, las escenas de la Pasión de Cristo, iniciadas con la Sagrada Cena.




Pinturas góticas  de la Última Cena en una banda figurada sobre otras de motivos geométricos



Escenificación del lanzazo de Longinos en presencia de la Virgen y San Juan y con un personaje con una cesta. Sobre ellos la luna, representada con un busto de mujer, y el sol, de varón y dos ángeles.


Otra gran transformación se produjo al comienzo del siglo XVIII cuando se añadieron accesos desde la cabecera a nuevas habitaciones que la rodean, se levantaron las bóvedas barrocas y se aplicaron las yeserías.
Sobre una parte del templo, encima de las naves laterales y de las tres estancias de la cabecera, se configuró un segundo piso que transformó absolutamente el aspecto exterior e interior de la antigua basílica.
El valor histórico del edificio conservado cimentó la declaración como Monumento Nacional en el año 1978.



Muro norte de cierre de la nave septentrional



Tambores de columnas reutilizados para configurar las tres naves de época altomedieval, en los que apoyan los capiteles corintios de los que arrancan arcos. Sobre todo ello, las yeserías ricamente ornamentadas, del siglo XVIII.


Sillares romanos reutilizados para la construcción altomedieval y aparejo mas pequeño para el alzado. Todo ello acabó cubierto por un fingido de sillares con despiece en negro.


Tambores de columnas enormes sobre los que se disponen los capiteles procedentes del expolio del templo romano de Tricio. Al fondo, las bóvedas barrocas.



Vista del interior conjunto del aula de la basílica desde el sector noreste en la que se ven los sarcófagos y tumbas de lajas


Palimpsesto de elementos de construcción y ornato de la basílica en la actualidad



Bajo el altar comparece un sillar romano decorado procedente del edificio público romano



Estelas medievales recolocadas sobre un banco de hormigón en una de las habitaciones levantadas en el XVIII tras la cabecera


Puerta de la sacristía del siglo XVIII. Acceso directo al ábside desde el norte




Fachada actual de Santa María de los Arcos


Nada hace vislumbrar la configuración interior desde la entrada cerrada




Aspecto encalado actual desde el exterior que enmascara, con esa cubierta, la existencia del templo altomedieval con nave central mas alta que las laterales



Fragmento de lápida de Tateca, fechada en el siglo IV. Símbolo de la cristianización temprana del territorio


¡Les deseo una feliz semana!




Si desean visitar Santa María de los Arcos contacten con las guías de la visita:
676699377 y 620923644
Horario de visitas

Mañanas: 10,30h  -- 13,30h
Tardes: 16,30h -- 19,30h
Los domingos por la tarde y los lunes permanece cerrado.






Enlaces:

http://www.vallenajerilla.com/berceo/valero/excavacionesarcostricio.htm
https://dialnet.unirioja.es/descarga/articulo/554330.pdf
https://www.arteguias.com/basilica/santamariaarcostricio.htm
http://www.turismo-prerromanico.com/monumento/santa-mara-de-los-arcos-20130211130235/