martes, 10 de octubre de 2017

Cultos y hecatombe en el Turuñuelo. Una arqueóloga desvela el fin de Tartessos


Esther Rodríguez, arqueóloga, sentada en el acceso monumental a la estancia de culto
El Turuñuelo, Guareña, Badajoz
Fot. Lourdes Gómez. Fuente: PlanVE


A finales del siglo V a C. las gentes tartésicas que habitaban la zona del la cuenca media del Guadiana, por motivos aún desconocidos, pero siguiendo un ritual ya reconocido en otros lugares, provocaron el relleno, sellado con adobes amarillos e incendio de un edificio impresionante -un referente para las poblaciones del entorno-, cuya funcionalidad se sospecha ligada al culto y comercio - sin descartar el carácter funerario- tras llevar a cabo un gran banquete a la griega y el sacrificio de 16 caballos, dos toros y un cerdo. Altares en forma de piel de toro, una escalera monumental de acceso, estancias con paredes gruesas y mas de 1,5 m de altura conservada, pilastras monumentales, pasillos y vestíbulos y un recinto con paredes de 3 m de altura son  las evidencias en proceso de estudio que ponen las bases de un singular estudio liderado por un equipo coordinado por una compañera arqueóloga, Esther Rodríguez.
Este edificio, tres veces mas grande que el ya conocido de Cancho Roano, es excepcional por su arquitectura, su estado de conservación y su proyecto.

Las líneas que siguen intentarán ampliar esta breve introducción.
Mi agradecimiento a Esther y mi admiración por su trabajo




Situación, vista desde el aire, del túmulo que sepulta el gran complejo del Turuñuelo, justo a la orilla del Guadiana. http://construyendo-tarteso.webnode.es/



Vista de la excavación al final de la II campaña, en el área de las estancias de la terraza superior. 


Vista del proceso de excavación arqueológica de  la zona del gran patio de la terraza inferior.




Viga de madera quemada fruto del incendio que selló el lugar

Renacer de las cenizas no solo es posible sino que es cierto. Esto ha ocurrido en un templo sellado por el fuego, uno de muchos, que fué amortizado y endurecido por las llamas tras la realización de un rito del que apenas alcanzamos a atisbar una punta del hilo, un cabo del que una mujer científica tira para reconocer la historia del final de una de las culturas mas brillantes de nuestro pasado protohistórico.

Esther Rodriguez, codirige con Sebastián Celestino,  los trabajos de excavación arqueológica en el túmulo del Turuñuelo. Ambos investigan sobre Tartessos en el Valle del Guadiana, un trabajo que les ha llevado a catalogar numerosos yacimientos de esta época (11 túmulos situados junto al río, en la confluencia con un arroyo subsidiario) y, finalmente, a excavar en este asentamiento.
No todo Tartessos es igual, afirma. Desde el valle del Guadalquivir, muy posiblemente a causa de una enorme crisis por sequía, las gentes tartésicas fueron remontando hasta la zona de la actual Extremadura, donde el horizonte del Tartessos del valle del Guadiana presenta evidentes diferencias con respecto a lo reconocido en el Guadalquivir. Estas vienen marcadas por la carga cultural de las  sociedades locales que ya vivían en el territorio.
Además, el grado de conservación de estos yacimientos bajo túmulo, su excepcional conservación y el sellado documentado de los edificios rituales (sean sólo o no tan solo templos) constituye un elemento mas para el establecimiento de particularidades.
Afirma la gran mayoría de los miembros de la comunidad científica que la cultura tartésica es fruto de la mezcla y amalgama que se produce en el mundo indígena al contactar con los fenicios, constituyendo estos, precisamente, ese aporte orientalizante que tiene Tartessos.
Dice la doctora Esther Rodriguez, que amablemente me ha atendido y contestado a mis preguntas, que el yacimiento arqueológico del Turuñuelo es excepcional, entre los ejemplos ya conocidos e investigados, como el Cancho Roano y Cerro Borreguero, por muchas razones y desgrana cúales son y cúal es su importancia en el contexto cultural al que perteneció, reconociendo, con la humildad propia de los grandes, todo lo que aún está por analizar y comprender.
Hace unos meses saltaba a la prensa la noticia del hallazgo, en el proceso de excavación,  de un edificio con una escalera monumental en este lugar y Ermitiella se hizo eco de la misma para verlo pincha aquí
El fuego al que se sometió el lugar  en el siglo V a C. endureció las paredes de adobe de un edificio sagrado que había sido previamente derrumbado y rellenado, intencionadamente, tras haber realizado en el rituales como un banquete y sacrificio de animales.
Este recinto situado en la márgen del río, para el que se plantea una funcionalidad compleja (templo, lugar de transacciones comerciales...),  tiene una planta compleja, con vestíbulos, pasillos, estancias y patios, distribuidos en dos niveles aterrazados unidos por una escalinata monumental empinada y compleja desde el punto de vista constructivo, pues se ha documentado la realización de bloques de argamasa endurecida para conformar sillares.
La zona alta se estructuraba en varios pasillos y habitaciones. A través de un vestíbulo se accede a una gran habitación de 70 m2  orientada a la salida del sol y con una entrada flanqueada por enormes pilares, cuyos muros fabricados con adobes tenían un grosor de casi 2 m y conservaban una altura de más de metro y medio. En el centro de la habitación se reconoce la existencia de un altar de barro con una planta de forma de piel de toro -ligado a la deidad Baal-, característica de los santuarios tartésicos hasta ahora conocidos,  una pileta de más de un metro de profundidad y una pieza excepcional, realizada con mortero de cal, una especie de bañera o sarcófago, de funcionalidad desconocida por el momento,  que es un "unicum" en todo el Mediterráneo occidental en esta época en el siglo V a.C.


Arriba, vista de la habitación con la bañera/sarcófago realizada en argamasa. Estaba colocada junto al muro de adobe y al lado de uno de los altares con forma de piel de toro. Fot: Lourdes Gómez. PlanVE
Abajo, aspecto de la pieza, que pudo contener agua para rituales



Desde el mismo vestíbulo  se accede a otra estancia en la que fueron halladas evidencias indiscutibles de la celebración de una comida ritual "a la griega": más de un centenar de platos, bronces y marfiles, una veintena de copas de imitación griega para beber vino, varias fuentes, tapaderas y cuencos pintados a bandas. Entre los objetos de metal, fue en esta habitación donde se localizó una parrilla, un caldero, dos jarros, un colador, un juego de anzuelos, un quemaperfumes o un mango decorado con una pequeña piel de toro y dos palomas.


Pieza de bronce con dos aves portando una piel de toro. Tal vez símbolo de las deidades femenina Astarté y masculino Baal



Caldero de bronce hallado en el Turuñuelo. Fot.: Esther Rodríguez



Parrilla del Turuñuelo. Fotogalería El Pais

En la plataforma inferior,. a la que se accede a través de una escalera monumental que salva un desnivel de 3 m, se halla un patio, parcialmente enlosado de pizarra, sobre el que se encuentran, en conexión anatómica los restos del sacrificio de 16 caballos, dos toros y un cerdo.
Parece deliberada la búsqueda del efectismo y cierta escenografía en la colocación de las bestias, pues comparecen cruzados y solapados cuellos y cabezas, etc. , 
También en esto es excepcional el yacimiento pues restos de sacrificios de équidos se han documentado en otros lugares pero sólo comparecen partes de aquellos.
Por otro lado, no es casual que se trate de un número muy elevado de animales de alto valor para las sociedades de la época y se sospecha que no se trate, precisamente de animales de tiro. Me cuenta Esther, que se hallan a la espera del resultado de unos análisis de ADN de dos de los caballos, cuestión que pueda permitir poner de relieve si se trata de una estirpe especialmente dedicada a su cría para el culto.
Junto a los restos de algunos de los ejemplares se han hallado arreos metálicos de los bocados que llevaban colocados en el momento de su sacrificio.



Detalle de la escalera monumental con los peldaños de pizarra en la parte alta y los bloques en la media y baja, así como los primeros caballos hallados en el patio bajo
Abajo, detalle del lateral de la escalera.  Fot.: Esther Rodríguez






Dibujo y toma de datos del nivel de sacrificio


A vista de dron: escalera, cierre lateral del recinto, nivel de sacrificio y pavimento del patio


En esta misma semana se va a celebrar en Mérida un encuentro científico dedicado, en exclusiva, a la cuestión de los sacrificios de caballos, cuyos resultados esperamos expectantes.





Reconstrucción virtual del complejo conocido hasta ahora

Existen muchos mas datos y evidencias de interés en este yacimiento: restos de lana y lino, esterillas sobre los bancos corridos, bolsas con semillas, etc que son analizados por especialistas de la Universidad de Cambridge (Reino Unido) como parte del Proyecto Procon, sobre la producción y uso de textiles en la Europa Mediterránea. Parece que pudiera tratarse de la lana conservada mas antigua de Europa.



Sistema de cubierta provisional que permite preservar los restos en el periodo intercampañas de  excavación arqueológica


El territorio circundante, hace 2500 años, estaba dominado por la dehesa de encinas, alcornoques, pinos. Había sauces y el relieve nada tendría que ver con la llanura actual de la vega, fuertemente antropizada. Estos datos se han obtenido a través de las columnas polínicas y el análisis de las maderas quemadas conservadas.

Pero, ¿qué pudo ocurrir para que se abandonaran, amortizaran e incendiaran este recinto del Turuñuelo y otros cercanos como El Cancho Roano? ¿Por qué desaparece este sistema de vida? 
Esther Rodríguez apunta que esto no ocurrió de la noche a la mañana. Los edificios fueron rellenados, esto lleva su tiempo y organización. Lo que parece que explicaría tales cambios tendría, posiblemente, mas que ver con cambios climáticos, epidemias o un fenómeno natural, como un maremoto. Parece descartarse ataque alguno de nuevos pueblos, pues no existe evidencia alguna de tal cuestión.

Este lunes se inicia una nueva campaña de trabajos de excavación, esta vez con el objetivo, entre otros, de delimitar de un modo mas completo el espacio en el que se llevó a cabo el rito del sacrificio de los grandes animales.

La arqueología es alucinante
¡Feliz semana!








Mas fuentes:

http://construyendo-tarteso.webnode.es/

martes, 26 de septiembre de 2017

Neandertal


 “Yo diría que la noticia de la extinción de los neandertales ha sido tremendamente exagerada”.

Mark Twain


Desde que hace mas de un siglo y medio, en 1856, se hallaran los restos de un individuo de otra especie en el valle de Neander, la ciencia ha otorgado a este hombre un estatus inferior al del homo sapiens sapiens, buscando, denodadamente además las causas de su extinción.
Mucho se ha investigado y publicado a lo largo de esta última centuria y, sin embargo, no ha sido mas que recientemente cuando arqueología, antropología y genética han avanzado conjuntamente buscando datos para entender cómo eran realmente aquellos seres humanos.
Las investigaciones científicas, durante décadas, nos habían aportado datos a cerca del tamaño de su cerebro, corpulencia, resistencia, la forma de su cara y su ancha nariz, la tecnología de sus útiles y su enorme dispersión por Eurasia, pero no ha sido mas que hace unos pocos años cuando se ha producido una enorme revolución en el conocimiento de Neandertal, su relación con sapiens y su desaparición.
En buena parte, este hecho ha acaecido gracias al reconocimiento y estudio del osario de la Cueva del Sidrón, en Piloña (Asturias, España) y los proyectos de investigación asociados o en los que se ha insertado esta conjunto tan singular. Así, a la luz de los análisis sobre el hallazgo de 13 miembros de un grupo Neanderthal en la cavidad del Sidrón y los análisis de ADN sobre sus muestras y las de otros yacimientos europeos, se ha podido determinar, entre otras cuestiones, que entre los neanderthales eran habituales los individuos de pelo rojo, que tenían, mayoritariamente, el grupo sanguíneo O y que eran portadores del gen FOXP2, también presente en los humanos modernos, y al que se atribuye a la capacidad de hablar.


Fot. CSIC. Proceso de excavacíón arqueológica en  El Sidrón

El trabajo sobre grupos completos, como este, datado hacia el 49000 a C. también nos permite determinar que no sólo se trataba de trece indivíduos coetáneos, sino también que eran miembros de una misma familia: al menos dos hermanos en el rango infantil, uno de ellos de 8 años y un adulto, tal vez su madre, emparentados por el ADN mitocondrial, el que se pasa de madres a hijos.
Uno de esos individuos infantiles era un niño de 7 años cuando murió. Parece probado que era corpulento y realizaba ya trabajos duros usando sus dientes  para sujetar pieles y cortando pieles.

Como los otros 12 individuos con los que estaba emparentado había sido canibalizado pues sus huesos habían sido limpiados a cuchillo. Los niños neanderthales tenían un crecimiento similar al de los humanos actuales, salvo en el cerebro y la columna, donde los cambios eran mas lentos, sin que sepamos cúal era la razón.



También sabemos que Neandertal tenía una dieta, basada en el consumo de carne y vegetales, que usaban plantas medicinales, que hacía el 200.000 a C. ya cocían sustancias que les proporcionaban un pegamento para enmangar armas y otros útiles, que inhalaban mucho humo y limpiaban con palillos sus dientes.
La población de esta especie con un antepasado común con los desinovianos -una especie recientemente reconocida-, que vivió en Europa entre el 230.000 y 28.000 a C aproximadamente, se articulaba en unos pocos miles de individuos distribuidos en grupos regionales y familias de unos 20 indivíduos - entre 12 y 28 aprox-. 
Del estudio de su ADN se deduce que los individuos masculinos pertenecen al mismo linaje materno, mientras que los femeninos son de distintos linajes, lo que viene a querer exponer que mientras los hombres permanecían en su núcleo familiar original, las mujeres cambiaban de clan para asegurar la descendencia e intercambiar material genético, cuestión esta que sin duda conduce a proponer la existencia de celebraciones conjuntas de los grupos dispersos en lugares determinados, la existencia de redes  de contacto al objeto de establecer alianzas, intercambiar productos y objetos, organizar cacerías e intercambiar individuos para evitar la endogamia. Serían reuniones periódicas que suponen el traslado de los clanes y su encuentro con el resto de ellos, tal y como han actuado y actúan otras poblaciones de cazadores-recolectores de homo sapiens sapiens.
En el Abric Romaní, en Capellades, muy cerca de Barcelona,  se han descubierto algunos niveles arqueológicos en los que podrían atisbarse evidencias de agrupaciones estacionales de varios grupos, proponiéndose que en algunos periodos, a lo largo del año, pudieran haber compartido el amplio espacio distintas tribus con el objetivo de fortalecer su cohesión social e intercambiar material genético, entre otras cuestiones.
Si los distintos clanes se hubieran mantenido aislados, la supervivencia a corto o largo plazo hubiera sido francamente difícil, pero es un hecho que la especie vivió por mas de 200.000 años.
Parece claro, por ello, que aumentan las evidencias que acortan las diferencias culturales entre los últimos hombres de Neanderthal y los primeros Sapiens en Europa.
Las cabañas atribuidas a estos grupos son complejas, reflejo de una estructura grupal bien organizada, tal y como reflejan las propuestas realizadas para los ámbitos domésticos de diferentes lugares como la cabaña al aire libre de Molodova y los círculos de estalacticas de la gruta de Bruniquel, entre otros.



Cabaña neanderthal de Molodova. Dibujo de los restos, interpretación para el alzado y propuesta de posible ubicación de los lechos de los individuos del grupo en torno a los hogares.



Fot. de la Gruta de  Bruniquel, al suroeste de Francia, donde se conserva la evidencia de un conjunto de grandes círculos construidos con pedazos de estalagmitas datados hacia 176.000 años de edad y que han sido atribuidos a los neandertales, constituyendo uno de los mas antiguos ejemplos de construcción humana, lo que supondría un nivel social mucho mas complejo de los que hasta ahora se sospechaba y mas próximo al hombre moderno.


Por todo ello, se indica, por parte de algunos investigadores, como Jacques Jaubert, de la Universidad de Burdeos (Francia), que no hay motivo proponer diferentes modos de vida entre los neandertales y los humanos modernos, que no sólo vivieron en el mismo período, sino que llegaron a cruzarse, si bien ambos grupos cambiarían a lo largo del tiempo.





Reconstrucción de un neandertal en el Museo de Historia Natural de Londres.


Se supone que las poblaciones neanderthales podrían haber diferenciado el trabajo tanto en en función del sexo como por la especialización en tareas determinadas como la talla lítica, el tratamiento de pieles, la recolección, la caza, etc, ya que ese sistema de uso de capacidades permite una mejor y mayor supervivencia, sin descartar la posible existencia de indicadores de diferencias en el estatus social, como son los enterramientos, el uso de pieles y colmillos de carnívoros, el uso de pigmentos minerales para la decoración de pieles o vestimentas, y las plumas como ornamento personal.


Bifaz triangular de Saint Sauveur en Viennes, Francia. 
Tecnología  neandertal compleja



Interpretación gráfica del enterramiento con flores de Shanidar IV, Irak.




Plano de los enterramientos en La Ferrassie, Francia



La existencia  de agrupaciones de enterramientos en cueva como Shanidar y  La Ferrassie pudieran sugerir esta especialidad como el signo de la pertenencia a un grupo social determinado y concreto.
También, se apunta que los casos de ocupaciones de habitat en el interior de cuevas con cabañas y uso de fuego, sobre zonas muy internas alejadas de la entrada, donde no llega la luz solar, como ocurre en Bruniquel o la Galeria Schoepflin de Arcy-sur-Cure supondría, según algunos especialistas la existencia de ciertas unidades o subgrupos con rituales específicos que gozaban o padecían de un estatus diferente dentro de estas sociedades.

Los neandertales fueron generadores de actividad artística, como atestiguan los grabados reconocidos en la cueva Gorham, datados hace 40.000 años, y las "focas" de Nerja, en Málaga, con una antigüedad de, al menos, 42.000 años, según el C14 de las antorchas que iluminaron la caverna para realizar las pinturas, y muy probablemente los discos rojos y las manos mas antiguas de la cueva del Castillo en Cantabria.


Arriba, grabados de Gorham Cave y abajo pinturas de Nerja.



Discos rojos, arriba, y manos, abajo, de la Cueva del Castillo en Puente Viesgo, Santander.



Todas estas cuestiones hacen que se afirme que no existían grandes diferencias entre las sociedades de los últimos neandertales y los primeros humanos actuales en su etapa de cazadores-recolectores, mas aún cuando ya conocemos la herencia neandertal del hombre moderno después de casi 50.000 años de su extinción.
Es evidente que la coincidencia puntual en el tiempo y el espacio supuso cruces reales entre ambas especies.
Aún ignoramos las claves de su desaparición, aunque sabemos que pervivieron de forma residual hacia el 28.000 a C. en el sur de la Península Ibérica.




Gorham's Cave. Gibraltar


En la tierra que piso, en el interior de la Península Ibérica, se llevan a cabo varios proyectos de investigación relacionados con la ocupación del hombre de Neanderthal y su cultura, en Cueva Millán y Estillín y en los yacimientos arqueopaleontológicos de Atapuerca, en la provincia de Burgos. Espero impaciente sus resultados.
Neandertal nunca desapareció del todo, vive en nuestros genes

¡Feliz semana!


Dedicado muy especialmente a Silberius de Ura





Enlaces y bibliografía: 

http://gizmodo.com/new-experiment-reveals-secret-behind-200…
«Early History of Neanderthals and Humans», de Alan L. Rogers et al. en Proceedings of the National Academy of Sciences of the United States, vol. 114, núm. 37, 9859–9863.
https://answersingenesis.org/human-evolution/neanderthal/
https://prehistorialdia.blogspot.com.es/2012/02/la-estructura-social-de-los.html

martes, 19 de septiembre de 2017

La joven tatuada de Ukok








Dibujos realizados por Elena Shumakova,
 del Instituto de Arqueología y Etnografía del Departamento Siberiano de la Academia de Ciencias de Rusia.


La materia orgánica recuerda, advierte y evoca


Hace algo mas de un siglo, hacia 1900 la arqueología dió un vuelco espectacular al hallarse las tumbas heladas de Ukok, en Siberia. Momias, pelucas, pantalones, abrigos con colas, sillas de montar de fieltro, pelo y cuero, cascos de piel, cámaras completas de madera, semillas, apliques y elementos de madera se conservaban intactas en el permarfrost, ofreciendo unas posibilidades de conocimiento que hasta entonces habían sido impensables. Una arqueología diferente abría nuevos caminos. El hallazgo de la tumba de la doncella de hielo fue un hito fundamental y aún hoy siguen poniéndose al día las investigaciones gracias al grado de conservación excepcional de la materia orgánica.




Cámara funeraria de la momia en el cementerio Ak-Allah-3.
 Museo del Instituto de Arqueología y Etnografía (IAET, SB RAS


Los tatuajes cubren el hombro de la momia helada de una mujer joven descubierta en 1993 por la arqueóloga Natalia Polosmak, en la meseta de Ukok, cerca de las fronteras de Mongolia, China y Kazajstán, cuya tumba nunca había sido profanada. No corrieron la misma suerte sus acompañantes. Una dolescente y un hombre maduro con un tremendo golpe en la cabeza que fueron sacrificados para acompañarla en su último viaje.
El hombro izquierdo de la mujer tiene un tatuaje que representa a un animal mítico, un ungulado con el pico de un pájaro que tiene cuernos semi-abstractos de un cabra montés y ciervos, coronados con las cabezas de gryphos. La misma cabeza se coloca en la parte posterior del animal. El animal en sí está representado con un cuerpo "retorcido". Esta representación es típica de los tatuajes de Pazyryk, cuyo tema principal son los depredadores que combaten los ungulados. Ambos se pueden representar realista o fantástico. Imágenes similares se pueden encontrar en otras muestras de arte de Pazyryk.
Se trataba de una  joven  rubia, de piel pálida, a la que se le denominó la "princesa de Ukok". Esta mujer de unos 25 años de edad vivió en el siglo V a. de C. y murió a finales de primavera de un cáncer que le mantuvo en cama por meses. Su cuerpo había sufrido una ostiomielitis pero cuando tenía poco más de veinte años, desarrolló otra enfermedad grave, el cáncer de mama, que la estaba devorando durante los últimos cinco a siete años de su vida. Llegó al campamento de invierno en Ukok en octubre en estado crítico con dolores severos y pérdida de fuerza física.   Estando en tal estado debió caerse del caballo se lesionó la sien derecha, el hombro derecho, y la cadera derecha, aunque su brazo ya estaba inmovilizado previamente. 
Se especula con la posibilidad de que pudiera haber gozado de un el elevado estatus social; tal vez fuera una chaman de su comunidad  ya que los elementos hallados en su túmulo son excepcionales, además de que es bien sabido que el nacimiento de un chamán es precedido por una larga enfermedad.
Su cuerpo momificado estaba relleno de raíces y hierbas, llevaba la cabeza afeitada cubriéndola una peluca oscura de pelo de caballo. Se encontraba recostada sobre el lado derecho, ligeramente flexionadas las rodillas y las manos cruzadas  sobre el vientre, dentro de un tronco de alerce hueco con apliques de cuero que representaban ciervos con enormes cuernos ramificados y la cubierta cerrada con clavos de bronce. El cuerpo lo cubría una camisa larga de seda de color dorado con adornos rojos que cubría  una pesada falda de lana cosida a partir de tiras rojas y blancas, atada por una gruesa cuerda tejida de hilos de lana con borlas a modo de cinturón. Llevaba botas altas de color blanco, con medias rojas en la parte superior. Sobre su cabeza tenía una peluca y una decoración tallada en madera recubierta de metal . Alrededor de su cuello había un pectoral de madera con estatuillas talladas de leopardos alados, cerca de su cintura había una bolsa de fieltro con un pequeño espejo en un marco de madera, decorado con una representación tallada de un ciervo, un puñado de cuentas de vidrio azul y unas cuantas cuentas más grandes
Junto a ella había seis esqueletos de caballos ajaezados con sus arneses y sillas de montar cubiertas de apliques metálicos, con mantas de sillín y borlas tejidas con hilos de lana.
En el suelo de la cámara funeraria, cubierta con una alfombra de fieltro, había dos mesas de madera con trozos de carne con una navaja de hierro clavada en uno de ellos, vasos de cerámica, cuernos y madera llenos de bebidas,  un pequeño espejo de metal pulido, semillas de cannabis, que debió inhalar para rebajar sus terribles dolores en vida, un cuerno de yak y varios platos, todo ello destinado a los dioses del mas allá.


 Los Pazyryks olían a cáñamo, cilantro y ziziphora
Presumiblemente tenían el hábito de inhalar los vapores del cáñamo ardiente, lo que producía un ligero efecto narcótico. El cilantro lo guardaban en bolsas y almohadas para aromatizar y aliviar el hedor.Plato de piedra que contiene semillas de cilantro quemado. Túmulo 1, sitio de enterramiento de Ak-Alakha-3 (Museo del Instituto de Arqueología y Etnografía SB RAS
Reconstrucción de D. Pozdnyakov 

Los escitas tomaron semillas de cáñamo y entraron en una yurt. Luego, colocaron las semillas en piedras rojas. El vapor y el humo de las semillas eran tan fuertes que ningún baño helenístico podía compararse con este "baño" escita. El gozo hizo que los escitas gritaran muy alto 
(Heródoto, Libro IV, 75)


Kurgan 1 de Ak-Alakha:  vista general y disposición de la construcción funeraria dentro de la fosa de entierro. Dibujo de Ye. Shumakova.  Foto de V. Mylnikov






Sus restos se estudiaron y custodiaron desde su hallazgo en el Museo de Arqueología y Etnografía de Novosibirssk, donde se conservaba desde su descubrimiento, pero recientemente han sido trasladados al mausoleo especial construido en el Museo Nacional  en la capital Gorno-Altaisk de la República de Altái, si bien no están exentos de polémica, ya que unos 2500 años después de su enterramiento, uno de los jefes de la tribu de los Tiele, Akai Kine, ha solicitado al gobierno ruso que declare el complejo arqueológico Ak. Alakka 3 de la meseta de Ukok, en el que fue descubierta la momia helada, Monumento del Patrimonio Cultural Siberiano, a la vez que una re-inhumación de la doncella ya que su tumba ha sido restaurada.





Para conmemorar el traslado definitivo de los restos de la Doncella de Hielo, conocida como la ‘princesa’ de Ukok por los medios de comunicación,  se han reconstruido  los tatuajes que tenía la mujer  en sus brazos, desde los hombros hasta las muñecas. También  hay algunos en los dedos de las manos, pero sólo se conservan en su mano izquierda, mientras que sólo quedan fragmentos en la muñeca derecha y el pulgar. Son tatuajes abstractos y complejos muy elaborados a la vez que hermosos, como cualquier diseño moderno
Lo más probable es que fuera en el hombro izquierdo  por donde se comenzara a tatuarse, porque todas las momias encontradas con un solo tatuaje, éste está dibujado en ese hombro.
Se cree que fueron hechos con fines terapéuticos, ya que varias tribus siberianas en la actualidad practican tatuajes parecidos para aliviar el dolor de espalda, aunque también eran utilizados como medio de identificación personal, pues se creía que serían de gran ayuda en la otra vida, facilitándoles el reconocimiento de la familia y el clan en el encuentro más allá de la muerte. Las imágenes de los animales  fantásticos y reales que utilizan son el lenguaje con el que expresan algunos pensamientos y creencias, al tiempo que definen su posición tanto social como en el mundo. Cuanto más largo y espacio ocupan en el cuerpo indican tanto la edad como el estado social.






Pertenecía a la cultura Pazyryk  que prosperó entre el sexto y segundo siglos antes de Cristo en la estepa siberiana, a su vez relacionada con otros pueblos de pastores semi-nomadas que se extendían desde las tierras de los escitas, al norte del mar Negro hasta la meseta de Ukok. Lo importante de los entierros de la cultura Pazyryk es que se hicieron todos en el permafrost, lo que fue clave para su conservación.

¡Que tengan una buena semana!





Enlaces:
https://scfh.ru/en/papers/a-different-archaeology-pazyryk-culture-a-snapshot-ukok-2015-/


martes, 20 de junio de 2017

Astorga romana y medieval. Arqueología imprescindible





Antes que una ciudad, Astorga fue un campamento militar. 
La arqueología urbana reciente ha descubierto una parte del recinto defensivo de ese acuartelamiento, concretamente dos líneas de fosos  paralelos que la Legio X Gemina excavó, para proteger el cerro donde se ubicó la antigua Asturica Augusta.
Su fundación está  ligada a la reorganización del territorio de los astures que comenzó Augusto tras la conquista del noroeste.
Su localización, cerca de los recursos mineros, hicieron de este enclave un importante centro civil y administrativo de control del territorio, estableciéndose allí la residencia del Legado jurídico y del procurador para Asturia y Gallaecia, cargos relacionados con el control de la extracción del oro que debían centralizarse en la ciudad hasta su traslado a Roma. Así, Asturica era paso obligado hacia Tarraco, desde donde se embarcaba a Roma.
Los restos arqueológicos de todo tipo, incluidos los epigráficos, que han sido reconocidos en el transcurso de las antiguas y nuevas actuaciones arqueológicas y otros hallazos "casuales"  ofrecen una mas que interesante información sobre la importancia, complejidad y el diversidad que alcanzó la sociedad de Asturica entre los siglos I y III d. C.





Esta posición de centro neurálgico, que le valió ser capital administrativa del CONVENTUS ASTURICENSE continúa siendo una realidad a día de hoy, conservando un importante papel territorial, comercial y cultural en relación con los territorios y comarcas del entorno.




La ciudad, después del siglo III,  se mantiene habitada, dando fe de ello los hallazgos numerosos y diversos de habitat y edificios religiosos, incluyendo el reciente hallazgo de una jarrita califal del siglo X, que se encuentra en el Museo de León, si bien se mantiene que vuelve a revitalizarse como núcleo urbano con las peregrinaciones a Compostela, en los siglos XII y XIII, recuperando su papel como encrucijada de caminos. Se reactivó, de esta forma la construcción de una nueva ciudad superpuesta a la antigua, construyéndose nuevas viviendas, iglesias, monasterios y hospitales, de modo que el urbanismo medieval se superpuso al antiguo de época romana y se perdió la traza ortogonal en favor de un nuevo modelo mas orgánico.
La edificación de la catedral a finales del XV vuelve a modificar la traza urbana.

Astorga es declarada Conjunto Histórico Artístico en el año 1978, estableciéndose la zona intramuros delimitada por las murallas  tardorromanas, que se datan a principios del siglo IV d.C. , como zona de especial protección.
Desde 1984 se vienen realizando excavaciones arqueológicas sistemáticas en Astorga auspiciadas por la transferencia de competencias a la Comunidad Autónoma de Castilla y León y por la creación de las plazas de arqueólogos adscritos  a los Servicios Territoriales de Cultura de las provincias de la misma.
Además, Astorga es una de los pocos núcleos urbanos que cuenta con arqueóloga municipal, adscrita al museo romano.
Con estas premisas se han realizado mas de 150 intervenciones en solares urbanos, una cuestión que ha permitido avanzar no sólo en la necesaria investigación histórica y conocimiento de la antigua Asturica romana y medieval, sino también en propuestas de conservación e integración de algunos elementos inmuebles, que han permitido constituir una propuesta de puesta en valor para la visita pública y generar una app para dispositivos móviles, entre otras muchas cuestiones, lo que hacen de este lugar uno de los mas interesantes y atractivos lugares arqueológicos del interior peninsular.

Un poco de historia

Para contextualizar el pasado romano haremos un breve y rápido repaso por el hitos mas significativos de la historia de Asturica:
.- En el año 15 a C. ya se había instalado allí la Legio X Gemina
.- En el año 14 a C. el propio emperador Augusto  visita Asturica
.- En 24 d. C., a finales del reinado de Tiberio y hasta la época de Claudio, se produce la transformación del campamento militar en un núcleo civil. Podemos afirmar que es el auténtico nacimiento de ASTURICA AUGUSTA. Es el momento de construcción del saneamiento urbano, el levantamiento de la muralla imperial, el foro y los grandes edificios termales.
.- Entre los años 41-54 d.C. en Castrocalbón va a asentarse la unidad auxiliar de infantería conocida como Cohors IV Gallorum 
.- En el año 73 d. C. Astorga recibe el Ius Latii (derecho latino a los hispanos libres) de Vespasiano y es adscrita a la tribu Quirina.  Plinio el Viejo visita la ciudad definiénola como Urbs Magnifica.
.- A finales del siglo II, durante el periodo de Septimo Severo, 193–211 d.C., Asturica asume la capitalidad de la provincia Hispania Nova Citerior Antoniniana.
.- 289 d.C. Se unifican todas las provincias en una nueva unidad superior: la Diócesis de Hispania, origen de la división eclesiástica posterior. Asturica quedaría dentro de la provincia de la Gallaecia y,  aunque nunca volverá a ser como en los dos primeros siglos de su existencia, cobra impulso suficiente para afrontar y acometer las obras del recinto defensivo, que es el que conserva la ciudad en la actualidad.

Lugares arqueológicos para visitar

Desde hace unos años es posible realizar una visita por diferentes evidencias arqueológicas integradas en la ciudad, unas de acceso libre y otras visitables a través del Museo romano de Astorga. 
Para los visitantes interesados existe una aplicación de móvil imprescindible para comprender el pasado romano mientras se camina por la ciudad si tu horario no coincide con el de la Ruta romana y cuyos dibujos son un gran trabajo de interpretación. Si quieres descargarla pincha aquí


Acceso libre



Murallas.

Las primeras murallas astorganas de época altoimperial, dieron paso a otra muralla, más ambiciosa y aún conservada casi en su integridad. Su construcción coincide con un momento de reorganización, en el siglo IV, que otorgó un nuevo papel a la ciudad. El cese de las explotaciones mineras la convirtió en plaza fuerte de la vigilancia de las vías para el tránsito de productos agrícolas destinados a los ejércitos del norte. La Puerta Romana, contigua a la catedral, es el ejemplo mejor conservado de esta fase constructiva.
Las murallas romanas fueron reedificadas por el obispo Nuño hacia 1242, y sufrieron diversas reparaciones durante la Edad Media, que nos han legado su alzado actual y la noticia de sus puertas y postigos desaparecidos (puertas de Rey, del Sol, del Obispo, de Hierro). Su perímetro alcanza los 2.100 metros, que rodean las 27 hectáreas de forma trapezoidal que engloban la ciudad histórica. Cuenta con casi una treintena de cubos semicirculares con una media de siete metros de diámetro. Su soberbio aspecto, unido al conjunto que forman la catedral y el palacio Episcopal, compone una de las estampas más conocidas de Astorga.






Domus romana

La domus es el primer vestigio conservado como consecuencia de las excavaciones arqueológicas modernas. La parte conservada gira en torno a un gran patio columnado denominado peristilo. Fué construída entre finales del siglo I d.C. y  se mantuvo ocupada hasta la primera mitad del IV.
Sin duda debió pertenecer a una familia relevante de la ciudad, lo que explicaría que sus remodelaciones y ampliaciones llegaran a ocupar un espacio público sobre una cloaca. 
Sus habitaciones se solaron con diferentes tipos de tratamiento y materiales, en virtud de su importancia. Así, se emplearon suelos de mortero de cal con fragmentos de ladrilllos- opus signinum-en las estancias destinadas a servicio y dormitorios; pavimentos de ladrillo dispuesto de canto en forma de espina de pez  -opus spicatum- para comedores y despachos, y un excepcional mosaico para el Oecus o salón de recepción.
Las habitaciones estaban decoradas con pintura mural con motivos vegetales. 
Paralelo al eje de la calle, la vivienda dispuso de un pequeño complejo termal de uso privado calentado con hipocaustum

   

Mosaico del Oso y los pájaros

El salón de recepción, el Oecus de la Domus, fue construído entre finales del siglo II y comienzos del III y posee el conocido como  mosaico del oso y los pájaros, que fue fabricado con pequeñas teselas calizas, y estaba dedicado a Orfeo. 
Las escenas periféricas constituyen una alegoría del otoño a través de las ramas de vid y los racimos picados por los pájaros, mientras que el motivo radial del interior dispuso ocho medallones de animales característicos del mito de Orfeo, a los que los apacentaría con el tañido de su lira, directamente recibida de Apolo.

La iglesia de Santa Marta

Junto a la catedral y cerca del Palacio Episcopal se realizó la excavación de una pequeña iglesia altomedieval muy interesante. Su aula rectangular y una pequeña cabecera cuadrada dan testimonio de ello.
Un incendio redujo a ruinas el templo y en la actualidad su traza está reflejada en el pavimento del espacio público.








Entrada concertada 

Cerca legionaria

Cuando Roma asumió el control de las explotaciones auríferas cercanas y de su traslado hasta la metrópoli, se erigió un primer asentamiento castrense de la que conocemos  dos fosos de sección en V, paralelos y exteriores, del tipo fossae fastigatae, excavados en la grava natural del escarpe del cerro para incrementar su efectividad defensiva.


Hacia el primer tercio del siglo I d.C., el foso interior se inutilizó y se inició la construcción de una muralla de piedra que protegería la ciudad. 
Este primer muro se compeltaba con torres circulares, una de las cuales se cimentó en el foso, que pronto se vió invadido también por los primeros edificios  y las redes  sanitarias. 
Más tarde, en época Flavia, esta primera fortificación fue abandonada y la ciudad extendió su superficie abrazada por otra defensa de piedra.








 Termas Menores

Los baños públicos romanos eran espacios dedicados al aseo personal y las relaciones sociales. 
La estructuras de los edificios termales responde a un de recorrido lineal que va ofreciendo diversas funcionalidades,  combinandose estancias con agua a diferente temperatura. Tras dejar la ropa en  el vestuario -apodyterium-, se encontraba la habitación de agua fría -frigidarium-, la templada -tepidarium-, la caliente o caldarium, seguida de una sauna -sudatio o laconicum según tuviera o no vapor-.

Las habitaciones calefactadas lo hacían mediante hipocaustos o cámaras de aire subterráneas, alimentadas por uno o varios hornos de ladrillo refractario con una espacio para arrojar el combustible -praefurnium-. El calor, al modo de las glorias tradicionales, circulaba bajo las habitaciones. 

La construcción del edificio de las Termas Menores de Asturica se realizó a mediados del siglo I d.C., si bien fueron remodeladas a finales del II y acabaron abandonándose  a mediados del siglo III. 
En uno de los canales de desagüe, cerrado por tejas planas en forma de doble vertiente, aparecieron diversas joyas, lo que podría interpretarse como evidencias de un uso preferente de estos baños por parte de clases acomodadas de la ciudad.






Aedes Augusti

En el centro del lado occidental del foro de Astorga se construyó una estancia o aula precedida por una entrada con columnas y rematada por un ábside. Esa disposición y el rico pavimento de placas de mármol (opus sectille) de motivos geométricos bícromos, ha llevado a identificarlo con un templo dedicado a la memoria del emperador Augusto, para promover el culto imperial.

El Aedes está realizado en opus caementicium u hormigón romano y reservaría el remate absidado a una desaparecida ara dedicada al culto Imperial, en el que el augur llevaría a cabo sacrificios de pequeños animales, probablemente aves.




Foro romano

En el lugar más elevado de la ciudad, se levantó el centro neurálgico de la administración romana, el foro de Astorga, un vasto espacio en torno al cual se ordenaban los edificios públicos. 
El enorme complejo de planta cuadrandular y cerca de 30.000 m2, estaba delimitado por un pórtico monumental que remataba en exedras. 
En su zona central se levantaron edificios de culto oficial. 
En Astorga, el espacio ocupado por el foro romano ha pervivido en la actual plaza Mayor, salvando las diferencias de tamaño.


Ergástula

En el centro de antiguo foro romano, frente al templo dedicado al emperador Augusto -Aedes Augusti- se ubica parte de uno de los edificios mejor conservados de la Astorga romana, conocido como la Ergástula, una gran galería abovedada que formaría uno de los laterales del complejo monumental del foro.

En la actualidad, la parte conservada constituye una espectacular galería cuyas paredes y bóveda se fabricaron en opus caementicium, el hormigón romano encofrado en madera. 
Su construcción debe remontarse al año 30 d.C. 
Tras numerosos usos modernos —como parte de viviendas o comercios particulares, entre otros—, fue adquirida por el Ayuntamiento para dedicarlo a sede del Museo Romano de la ciudad.



Museo Romano

La gran cantidad de solares excavados en Astorga, además de los edificios visitables, ha deparado gran cantidad de objetos de la vida cotidiana, del artesanado y las decoraciones domésticas que han dado lugar a la creación del Museo Romano.

Para ubicar este museo se procedió a la rehabilitación de La Ergástula, sobre el que se han construido otras dos plantas, una de exposición permanente y otra con salas de trabajo del departamento de arqueología municipal. 

Fue inaugurado en el año 2000.



Los fondos del museo Romano están constituidos por pinturas de estilo pompeyano, inscripciones, bronces, monedas, joyas o cerámica hallados bajo las casas de la moderna ciudad son reflejo de la vitalidad de la misma en la Antigüedad e ilustran el modo de vida de las gentes que la habitaron, proporcionando una visión global de su historia en los primeros cinco siglos de la Era.


Cloacas


Los primeros hallazgos de las cloacas asturicenses se producen en los años sesenta del siglo XIX, aunque las exploraciones sistemáticas de José María Luengo en 1946 dieron lugar al descubrimiento del ramal correspondiente al Jardín de la Sinagoga. Su trazado permite hacerse una idea del urbanismo de Asturica Augusta, que refleja su forma regular, ortogonal y de amplias calles.

Parece ser que inicialmente se construyeron los conductos adintelados, con capacidad limitada, pero debido al crecimiento de la ciudad en la segunda mitad del siglo i, fue necesaria una segunda red de mayor caudal. Hacia el 80 d.C. se construyeron las galerías abovedadas, con alturas de hasta metro ochenta, dotadas en ocasiones de andenes laterales para el paso. Su técnica constructiva utiliza muros de mampostería a los que se añadía una bóveda de cañón con piedras dispuestas a modo de burdas dovelas unidas con argamasa. Su piso solía ser de pizarra.


Hay otros muchos espacios arqueológicos no visitables en Astorga entre los que se encuentran las Termas Mayores de Asturica, que ocupaban una posición central dentro del urbanismo de la ciudad y eran uno de sus edificios públicos más imponentes. Se encontraban situadas en la intersección de los dos ejes viarios más importantes y en relación directa con dos de las mayores cloacas - hoy en día en servicio-.

Construidas a partir de mediados del siglo I d.C. serían abandonadas, según los materiales arqueológicos recuperados, en el siglo V. De este gran complejo termal se ha podido identificar un gran frigidarium – sala fría y varios ámbitos calefactados mediante hypocaustum, además de un apodyterium o vestuario con mosaico bícromo de grandes proporciones y la piscina del frigidarium.


Asturica Emerge

La conservación y presentación al público de numerosos conjuntos arqueológicos de época romana excavados en la ciudad de Astorga, ha propiciado la creación de un itinerario arqueológico denominado Ruta Romana, que se gestiona desde el Museo Romano.

Con el objetivo de propiciar la presencia de estos bienes patrimoniales en el espacio urbano, la Ruta Romana, gracias al proyecto Astúrica Emerge, cuenta con nuevos recursos que permiten recrear la ciudad antigua sobre la ciudad actual. Para ello se han desarrollado una serie de ilustraciones ambientales que reconstruyen los conjuntos arqueológicos sobre la trama urbana actual. Este trabajo de reconstrucción arquitectónica, se basa en el estudio de la documentación estratigráfica, planimétrica y fotográfica realizada en las excavaciones llevadas a cabo en Astorga.

Astúrica Emerge cuenta también con un vídeo que se articula en torno a una doble narración que trata de conectar el trabajo de excavación arqueológica con las piezas que forman parte de la exposición permanente del Museo Romano y con los restos que se exhiben en la Ruta Romana.


Contacto


Museo Romano

De 1 de Julio a 30 de septiembre
ABIERTO TODOS LOS DÍAS
Mañanas: 10:00 a 14:00
Tardes: 17:00 a 19:30

CERRADO:
1, 5 y 6 de enero
22 de mayo
24, 25 y 31 de diciembre

Plaza de San Bartolomé, 2
Tfn. 987 616 937
museoromano@ayuntamientodeastorga.com


Ruta Romana

11:00 y 17:30 horas
Imprescindible consultar disponibilidad
y realizar reserva previa en Museo Romano.
Tfn.987 616 937
rutaromana@ayuntamientodeastorga.com

http://www.ayuntamientodeastorga.com/ http://asturica.com/

Para realizar la visita a los restos arqueológicos (Ruta Romana) es aconsejable solicitar cita previa en la Oficina de Turismo, tf: 987 61 82 22.

http://www.asturica.com
http://emerge.asturica.com/map.php?v=esp


Mi agradecimiento personal a Fernando Muñoz Villarejo y Angeles Sevillano por los datos aportados para redactar la entrada.
¡Feliz semana!