martes, 20 de octubre de 2015

Para Euterpe. El epitafio de Seikilos




Aprovecha la vida, no la malgastes, disfrútala, brilla, pues es fugaz y el tiempo pasa rápido





Tal vez Euterpe era joven cuando le sorprendió la muerte, pues solo a la pérdida prematura de los seres amados siguen lamentos sobre la brevedad de la vida y la banalidad de los pesares. Siguiendo la costumbre, su cuerpo habría sido enterrado y su tumba señalada con una estela funeraria, una columna de mármol, encargada por quienes la amaron. Es posible que hubiera gustado, en vida, de la música y que hubiera sido amada por un compositor de éxito, que, evidente, puso todo su empeño en dejar escrito un canto funerario sobre tal recordatorio, ofreciendo a la vez un consejo certero sobre la necesidad de disfrutar de nuestro tiempo. 
Pero, quizá, esta historia jamás se produjo y Sicilo mandó poner en una tumba la columna escrita y musicada en honor de Euterpe,  la diosa griega de la canción y la poesía elegíaca.
Sea como fuera, el tiempo pasó y dos milenios después, en 1883, cerca de la ciudad de Trales, hoy Aydin, a unos 30 km de Efeso (Turquía), el arqueólogo escocés William Mitchell Ramsay, descubría la pequeña pieza, de 60 cm de longitud,ser en una obra de construcción del ferrocarril, invitando inmediatamente a otros especialistas a estudiarlo. 
La columna es conocida desde entonces como el Epitafio de Seikilos y ha sido datada entre los siglos II y el I a C.



La inscripción griega que se había tallado tanto tiempo atrás encierra una composición musical, la más antigua en lengua griega conservada completa, que fué dedicada por un personaje masculino, llamado, Seikilos, tal vez el propio compositor, a una mujer llamada Euterpe o a la propia diosa.
Desde su hallazgo y reconocimiento, a finales del siglo XIX, fué reclamada para la colección privada del sobrecargo de las obras y, tiempo después y ya deteriorada, pues había perdido la última línea y se había fragmentado en un extremo, se recuperó del jardín de la vivienda particular de este empleado, donde había sido utilizada de apoyo a una maceta.
De allí pasó a la colección De Jonge en Buca, cerca de Esmirna (hoy Izmir, Turquía), donde permaneció durante la Guerra Greco-Turca (1919 hasta 1922). Después de la destrucción de Esmirna, en septiembre de 1922, la piedra quedó bajo la protección del Consulado holandés; desde allí fue trasladado a manos privadas en La Haya, vía Estambul y Estocolmo. Durante 40 años se presumíó perdida otra vez, pero reapareció en diciembre de 1967, cuando el Museo Nacional de Dinamarca en Copenhague anunció que la había adquirido la para su exposición permanente.
Recientemente,  en 2010, el Director turco de Cultura y Turismo en Aydin, comenzó una batalla por recuperar la pieza, que evidentemente había  sido sacada de forma ilegal de Turquía en la década de los años 20 del siglo XX.




Soy una imagen de piedra.
Sícilo me pone aquí,
donde estaré por siempre,
en señal de eterno recuerdo.

Mientras vivas, brilla,
no sufras por nada en absoluto.
La vida dura poco,
y el tiempo exige su tributo


La inscripción,que conserva la notación musical griega antigua, emplea un sistema de signos alfabéticos colocados sobre el texto cantado, de modo que se indica al intérprete la altura y la duración aproximada de cada uno de los sonidos y de la melodía completa. 
Algunos griegos creían que este modo frigio tenía un efecto curativo en los oyentes.
La notación musical había existido en Grecia desde el siglo VI a C, pero se trataba de un conocimiento reservado a los músicos profesionales, sacerdotes y filósofos, mientras que la mayor parte de la población aprendía música a través de la tradición oral o de oído, y  rara vez se produce la anotación.
La pieza que contiene la inscripción tiene una duración de unos 30 segundos


Hoy se encuentra en el Museo Nacional de Dinamarca, en Copenhague.



Museo Nacional de Dinamarca Copenhague Kobenhavns Kommune Hovedstaden, Dinamarca Terreno: Sala 11, Anexo No.35



¡Que tengan una feliz semana!


.



3 comentarios:

  1. Como es interesante lo comparto en Google.
    Un saludos

    ResponderEliminar
  2. Gracias. Eres muy amable. A mi me parece hermosísimo

    ResponderEliminar
  3. Hace un año me gusto mucho, hoy, un año después me gusta más!. Graciasssss.

    ResponderEliminar