martes, 5 de enero de 2016

Los reyes Magos en el Belén Napolitano

Gaspar y su paje. Al fondo el acompañamiento de los músicos


De entre todas las escenas del Belén Napolitano que se exhibe en el Museo Nacional de Escultura, en Valladolid, la mas amplia y magnífica es la del cortejo de los Reyes, unos magos a la turca, indudablemente asistidos y engalanados como en una embajada diplomática propia de un imperio. 
Esta espectacular presentación ocupa mas de un tercio del espacio con una cabalgata otomana que combina magistralmente las figuras de los pajes reales, los tres reyes magos sobre sus camellos, porteadores y músicos que descienden por una empinada calle para girar en dirección a la escena, mas o menos centrada de María, José y el niño bajo un cielo angelical.
La cabalgata, que comienza con el encabezamiento de la entrada del rey Melchor, se desarrolla en la zona mas alejada de la entrada a la sala. Seguido de Gaspar y Baltasar y acompañado de una extensa, numerosa y variopinta combinación de temas convergentes, se configura como una bulliciosa conjunción dinámica en la que se conjugan magnificencia con un estallido de color y la vivacidad de la música.
Ropas magníficas de paleta cromática variada y texturas tan diversas como el estatus de los personajes representados, joyas detalladas, un retrato en cada rostro, hasta el mínimo detalle de los tratamientos de cabellos y barbas, tocados variados, todo tipo de aderezos de monturas, porteadores con una dama, perros, tiendas de un mercado de objetos de bronce y plata al fondo de la escena, y, la mas que magnífica presencia absoluta de la sonoridad musical a la que una procesión de ejecutantes con timbales, tambores, dobles flautas, chirimías y trompas nos transporta.



Personaje del cortejo de los Reyes Magos



En el día que precede a la celebración de la entrega de los regalos a los niños por estas tierras rememorando la entrega de tres presentes al niño Jesús por unos magos allá en Belén y recordando la infancia propia y mi costumbre familiar de poner un Nacimiento en casa, me ha parecido oportuno traer a colación la impresionante presentación de la nueva escenografía realizada para esta navidad 2015-2016 por el escenógrafo Ignasi Cristiá, animándoles a acompañarme por un recorrido sencillo de fotografías de mi visita.

La novedad de la puesta en escena de 2015 radica, en propias palabras del creador del montaje, en el uso de los recursos de perspectiva del teatro clásico, así como la captación de imágenes dinámicas, escenas y ambientaciones que proceden de la realidad actual napolitana.




La costumbre de poner belenes, nacimientos o pesebres se inicia como una costumbre cristiana en el siglo XIII, aunque no es hasta el siglo XVIII cuando alcanza su máximo esplendor en Nápoles.

Carlos III de España y luego de su hijo Fernando I, fomentaron en su Palacio de Capodimonte esa costumbre, concebida como  una compleja manifestación escénica navideña entorno a la que se desarrolló una mas que interesante actividad artesanal, todo ello del agrado de los monarcas ilustrados.



Las escenas del belén napolitano se inspiran en las costumbres y tradiciones cristianas y los textos de los evangelios combinándolas con escenas de la vida rural y urbana en la que se mezclan las creencias, las costumbres populares, los usos nobiliarios y el exotismo pasando la escena del Nacimiento de Jesús a formar parte de esta gran representación como una mas de todas.

El Nacimiento cobra en el Nápoles del siglo XVIII una singularidad pues la Belén bíblica es sustituida por la ciudad de la época, Vesubio incluído, y magnificencia que contagia a monarcas, nobles y burgueses que acabaran rivalizando en complejidad, variaciones y que implica la intervención de  escultores, pintores, sederos, orfebres, vidrieros y ceramistas.



Escena de mercado y músicos



Pastor dormido con su gaita de fuelle 




Mercado bullicioso que recibe al visitante



Con la fiesta de los reyes Magos termina el ciclo de la Navidad. Les deseo una muy feliz noche en la que sus mejores regalos sean sus seres queridos y en la que la belleza y la cultura no falten.

¡Felices Reyes y feliz semana!


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada