martes, 21 de abril de 2015

Eva, la que da la vida.




Sant Sadurní d'Osormort, Osona. El árbol del Bien y del Mal en medio de Eva y Adán. Siglo XII.

No hay preocupación humana sin mitos. Conscientes de la necesidad de explicaciones lógicas adaptadas a los tiempos y medios, los seres humanos seguimos preguntándonos por nuestro origen como especie. 
La Ciencia moderna, mediante el estudio del ADN Mitocondrial (que es el ADN que se hereda por via materna única y exclusivamente) ha venido a afirmar la existencia de un ancestro común que ha pasado a ser conocido como la "Eva Negra o Eva Mitocondrial", de la que se afirma que que aún no siendo ni la primera ni la única de las hembras que han tenido descendencia, es la única que produjo una línea completa de hijas hasta nuestros tiempos, lo que la convierte en el ancestro femenino en el que se sitúa el origen de toda la población humana actual. 
Esta propuesta sostiene el origen del la Humanidad actual en una Eva africana del género sapiens hace unos 200.000 años.
La población generada no salío del continente africano hasta el 50.000 a C, pero una vez que lo hizo colonizó en poco tiempo todo el mundo, hibridándose ocasionalmente, en Europa, con los neanderthales, de los que conservamos un 2% de nuestro ADN.



Ante esta visión moderna y científica se yerguen otras tradicionales, creacionistas, ligadas a las  escrituras y culturas antiguas. Hace nada, en términos cronológicos absolutos, se sostenía que la creación de la primera mujer se había producido en el jardín del Edén, a partir de una costilla del primer hombre, Adán, en el año 4500 a C. 
De su unión nació una prole de hijos que poblaron el mundo y de los que Caín y Abel son los mas conocidos y paradigma del enfrentamiento fraternal. 


 La expulsión del Paraíso y la lucha de Caín y Abel. Santa María la Real. Portada meridional. Sangüesa


El mito de la creación bíblica, como tantos otros contenidos del Antiguo Testamento, es una trasposición de un relato sumerio, en este caso, el poema de "Enki y Ninhursag" -recuerden que Abraham, el patriarca de los judíos, había nacido en Mesopotamia, en la ciudad de Ur-,  que narra , entre otras cosas, como el dios Enki, sufría de 8 males y  la diosa Ninhursag, por ayudarle a aliviarlos, dió a luz 8 diosas, con el propósito de que cada una curara uno de aquellos. 
 Ninhursag, , hija de Anu, la Madre de los Dioses-generación nacida en la Tierra, junto a Enlil,Utu, Enki e Isumud. Primera generación de los principales dioses de la Tierra.

El dolor de Enki en una costilla (Ti en sumerio) fue aliviado por su hija Nin ti (mujer de la costilla) que significa también" mujer que da la vida". Fue esta la que acabaría convertida en la Eva (la que da la vida en hebreo) que salió de la costilla de Adán, cerrando así el círculo de las creencias tradicionales de oriente.

El Génesis sostiene  (versículo 27, cap 1 hasta el vers. 2 del cap. 5) que Eva fue creada por Dios en el Edén como ayuda idónea de Adán, a partir de una costilla de éste y a ambos se encomendó la tarea de multiplicarse, llenar la Tierra y gobernarla (Génesis 1:28). Se relata que también les mandó comer de todos los árboles del huerto, excepto del árbol la ciencia del bien y del mal que se hallaba junto al árbol de la vida. Eva fue engañada por la serpiente, y vio "que el árbol era bueno para comer, y que era agradable a los ojos y codiciable para alcanzar la sabiduría", por lo que comió del fruto prohibido y se lo dió a comer a Adán. La desobediencia de Eva dió lugar a que Dios los expulsara del Edén y sentenciara: " Aumentaré tus dolores cuando tengas hijos, y con dolor los darás a luz. Pero tu deseo te llevará a tu marido, y él tendrá autoridad sobre ti "(Génesis 3:16), que Adán debería trabajar para comer (Génesis 3:19) y que ambos morirían.



Adán y Eva con la serpiente, en el Edén. Catacumbas paleocristianas de Priscila, situadas junto a la Vía Salaria (Roma)


"Y la mujer respondió a la serpiente: Del fruto de los
árboles del huerto podemos comer;
pero del fruto del árbol que esta en medio del huerto dijo
Dios: No comeréis de el, ni le tocareis, para que no muráis.
Entonces la serpiente dijo a la mujer: No moriréis;
sino que sabe Dios que el día que comáis de el, serán
abiertos vuestros ojos, y seréis como Dios, sabiendo el
bien y el mal.
Y vio la mujer que el árbol era bueno para comer, y que era
agradable a los ojos, y árbol codiciable para alcanzar la sabiduría;
y tomo de su fruto, y comió; y dio también a
su marido, el cual comió así como ella.
Entonces fueron abiertos los ojos de ambos, y conocieron que
estaban desnudos; entonces cosieron hojas de higuera,
y se hicieron delantales".



De nuevo la expulsión del Paraíso tiene una relación directa con el mito de Enki, quien al descubrir un comportamiento inadecuado entre los humanos, los echó del Paraíso de las creencias sumerias.




Pequeña bóveda de la Creación. Adán y Eva arrodillados antes Dios, en majestad, en el Edén, con la serpiente.
Atrio de San Marcos. Venecia


La representación histórica de la Creación Bíblica es notable y antigua, pues ya desde época paleocristiana es constante en los centros litúrgicos para conocimiento de los creyentes, evidenciando así la explicación del origen humano sobre la Tierra y  de las desgracias, la culpa y la muerte.
Estos relatos de la creación surgen en contextos sociales patriarcales que otorgan a Eva, la dadora de la vida, un papel secundario respecto del varón, a quien debe someterse, al que se añade el de pecadora primigenia, en tanto en cuanto se revela, desobedece y quiere saber, creando un precedente insoslayable en el concepto que sobre la femineidad y pecado o virtud se va a a tener de la mujer a lo largo de milenios.


Adán y Eva. Beato del Escorial, s. X.
 Biblioteca del Monasterio, Cod. & II. 5




Pinturas románicas de la Vera Cruz Maderuelo, Segovia. Mediados/finales del siglo XII.
Museo del Prado, Madrid.

La condena a estar supeditada al del hombre, ya sea esposo, padre, hermano, hijos, etc afecta de forma implacable a la mayoría de las mujeres y, con excepciones notables y honrosas, convence a lo largo del tiempo de su necesario sometimiento e ignorancia.
Contra toda lógica, el génesis bíblico, arrancó el papel protagonista a la madre en la creación humana.


Creación de Eva de la costilla de Adán según el Génesis.
Manuscrito iluminado medieval, s. XV





Eva creada de la costilla de Adán. Biblia de Anjou, siglo XIV. Facultad de Teología Maurits Sabbe de Lovaina



Adán y Eva. Alberto Durero


¡Feliz Semana!



1 comentario:

  1. https://www.facebook.com/kievplashkevich/posts/10205741189146369

    ResponderEliminar