martes, 9 de junio de 2015

Para Carmen García Merino. De romanos, arqueología y reconocimientos en Uxama.




Ten siempre en la memoria a Itaca.
Llegar allí es la meta.
Mas no apresures el viaje.
Mejor que se extienda largos años
y en tu vejez arribes a la isla
con cuanto hayas ganado en el camino,
sin esperar que Itaca te enriquezca.

Itaca te regaló un hermoso viaje.
Sin ella el camino no hubieras emprendido.
Mas ninguna otra cosa puede darte.

Aunque pobre la encuentres Itaca no te engañó.
Rico en saber y en vida, como has vuelto,
comprendes ya qué significan las Itacas.

K. Kavafis, 1911

(Texto incluido por C. G. Merino en una de sus charlas, reutilizada en su homenaje)


La arqueología ha sido, es, una vocación. De pequeña ya quería ser arqueóloga, y aunque algunos libros pudieran haber abierto en mi la curiosidad hacia la historia mas antigua, que curiosa siempre fuí, no se de donde me vino a mi tal claridad infantil. Intento recordar los que había a mi alcance y me acuerdo de una colección de pastas rojas con sugerentes títulos: Dime por qué, dime quién fué, dime donde está, dime qué pasó...que solo quizá hayan contribuido a que yo haya acabado siendo lo que soy, una curiosa empedernida que devino en historiadora.
Cuando pude elegir las asignaturas del BUP me decanté por las letras, siempre teniendo en el horizonte la profesión. En 1981 empecé mi carrera de Historia y al acabar el curso conseguí engancharme a la que sería la primera excavación en la que he participado en mi vida. Fué con mi profesora de Historia Antigua, la única que entonces nos dió esa oportunidad, que Uxama Argaela se convirtió en un lugar de referencia para mi.
Soy lo que soy, en parte, gracias a aquella feliz oportunidad.


Acuarela realizada por José Ramón Almeida. Regalo en el Homenaje a Carmen García Merino. Uxama,  30 de mayo de 2015



Estas líneas van dedicadas a Carmen García Merino por sus enseñanzas, por la oportunidad brindada, por su amistad, por ser valiente, independiente, generosa y una arqueóloga estupenda. Mi admiración y agradecimiento. 




Carmen G. Merino  se licencia en Historia por la Universidad de Valladolid en junio de 1966 y, al año siguiente, defiende su tesina " La ciudad hispanorromana de Uxama y su área de influencia", dirigida por el Prof. Pedro de Palol.
Su interesante tesis doctoral "Aspectos demográficos de Hispania Romana: el Conventus Cluniensis", igualmente dirigida por Palol, es defendida en el mes de marzo de 1973 en la Universidad de Valladolid , obteniendo, como no podía ser de otro modo, la calificación Sobresaliente cum Laude.



Había empezado su trabajo arqueológico en algunas de las grandes ciudades romanas de la Meseta Norte, formando parte del equipo liderado por D. Pedro de Palol.  Tras un breve paso por la ciudad romana de Lancia (Villasabariego, León) comienza su interesante trabajo sobre poblamiento y demografía en Clunia (Peñalba de Castro, en Burgos) y su territorio, para acabar recalando en Uxama Argaela (El Burgo de Osma), donde lleva investigando desde los años 70.
Ha desarrollado su carrera docente como profesora de Arqueología, de Historia Antigua y de Arqueología, Epigrafía y Numismática en la Universidad de Valladolid desde el curso 1967-68. Es catedrática en la misma universidad desde el año 2010 hasta la actualidad.
Cuenta en su haber con monografías y artículos científicos que dan cuenta de su extensa labor en la investigación arqueológica relacionada con el mundo romano en la meseta Norte.
Sus últimos trabajos se centran en la Villa romana de La Calzadilla, en Almenara de Adaja-Puras (Valladolid) junto a Margarita Sánchez Simón, una de sus discípulas mas sobresalientes. 



Uxama Argaela




Tessera Hospitalis en forma de cerdo o jabalí, hallada en Uxama. Escritura celtibérica.
 Hoy en el Museo Numantino



La Uxama de época arévaca se conocía gracias a las fuentes escritas antiguas, las monedas que allí se acuñaron y las necrópolis excavadas por Morenas de Tejada. Lamentablemente son mínimas las evidencias del poblamiento dentro de la ciudad que parece haber sido arrasada por las construcciones de época romana. Es entonces cuando alcanza un amplio desarrollo, se le dota de importantes edificios públicos y aparecen algunos de sus barrios periféricos. Al final del Imperio, la ciudad se amuralla, abarcando su perímetro unas 28 Has.
Los trabajos de Carmen García Merino, además de las prospecciones arqueológicas del territorio, se han fundamentado en las campañas de excavación realizadas en el yacimiento, viniendo a poner las bases y desarrollo del conocimiento científico de la ciudad.
De la Uxama prerromana, además de las revisiones pertinentes de los datos previos, ha excavado la necrópolis de Fuente la Araña, que estaba siendo objeto de expolio permanente.
En la ciudad de época romana, sus trabajos se han centrado en diferentes casas "domus" urbanas, entre las que cobra especial relevancia, por haberse exhumado en su totalidad, la conocida como Casa de los Plintos, una gran mansión de casi 1000 m2, que se construyó en época del emperador Claudio (años 41-54 d. C.) y estuvo habitada con diferentes rectificaciones hasta principios del siglo III. 





Proceso de excavación arqueológica de la Casa de los Plintos. 

La vivienda constituye una manzana completa enmarcada por dos calles provistas de soportales por el norte y el sur. Posee más de 20 habitaciones y un huerto o jardín, su propia cisterna en un atrio porticado y una habitación con un sótano o bodega tallado en la roca.   En la casa  se han reconocido algunos de los elementos mas significativos de época romana en ámbito urbano, entre ellos un gran candelabro de bronce, un brasero de hierro y numeroso recipientes cerámicos en perfecto estado de conservación.
Las paredes de las habitaciones de la casa estaban decoradas con pinturas realizadas con la técnica del fresco.



Casa de los Plintos y atalaya al fondo, construida sobre otra domus.


El sistema hidraúlico de la ciudad ha sido, además objeto de un especial tratamiento: acueducto, cisternas y arcas han sido excavadas y, como en el caso de la vivienda citada, puestos en valor para que sean visitados y comprendidos en su contexto.



El Arca. Aljibe urbano

Uxama contaba con una serie de aljibes para captar, almacenar y distribuir el agua a la ciudad. Parte de este singular sistema para el abastecimiento de agua, lo constituye una amplia cisterna de planta semicircular abovedada, de 32 ms. de perímetro y 5 ms. de altura, distribuida en cinco compartimentos intercomunicados.



La gran cisterna. Opus Caementitium con Inma Cocho.

Al pie de la ladera norte, se puede ver parte de un acueducto subterráneo que traía el agua desde la cabecera del río Ucero, a unos 18 kms y hacia el sur también se observa una parte del canal de agua que discurre excavado en la roca paralelo a la carretera de la Rasa.

La gran plaza aterrazada del foro, fue uno de los elementos prioritarios de las campañas de inicios de los 80. Un enorme plinto reforzado al interior con contrafuertes, sostenía el templo al culto imperial, en una gran plaza pública que constituía el centro administrativo municipal, a la que se adosaban  un criptopórtico,  hoy desaparecido,  que rodeaba el foro y las tabernae.
La terraza está fechada a mediados del siglo I.



El Homenaje





Mariano Santander, Milagros Burón, Mariana Caballero, Jesús Moro, Arturo Balado, Teodora Olteanu, Ana B. Martínez, Merche Martínez, Carmen García Merino, Jesús Guerrero, José Crespo ,Jesús Celis, Eduardo Cristóbal, Margarrita S. Simón, Charo Suárez,  Begoña García Merino, Inma Cocho, Consuelo Escribano y Alberto C. L. 30 de mayo de 2015 en Uxama. Homenaje a Carmen G. Merino.


El día 30 de mayo de 2015 se señaló como  propicio para celebrar un encuentro entre una veintena de alumnos participantes en las excavaciones arqueológicas llevadas a cabo en la ciudad arévaco-romana de Uxama Argaela, con su profesora y directora de las campañas arqueológicas en el yacimiento, Dña. Carmen García Merino, con motivo de su próxima jubilación.
Un encuentro, supuestamente fortuito, en el propio yacimiento, a primera hora de la mañana, un anecdotario completo sobre los procesos, hallazgos y episodios variados , esta vez bajo los almendros, degustando tortas de manzana de la panadería de Osma,  y un paseo por Uxama visitando la atalaya, la casa de los plintos, las cisternas, el arca y la terraza del foro, contribuyeron a contextualizar el homenaje desde el punto de vista arqueológico y humano.
Carmen G. merino es una profesora y amiga cercana, querida y un referente para muchos de sus alumnos hoy arqueólogos, profesores de institutos, conservadores de museos, etc
La homenajeada fue sorprendida con regalos y recuerdos relativos a la ciudad de Uxama, una acuarela panorámica de José Ramón Almeida, un álbum de fotografías de las campañas de excavación y un audiovisual, entre otros detalles de los participantes.
En definitiva,  se trató de un reconocimiento merecido al trabajo de toda una vida profesional por su calidad como docente, investigadora, formadora y amiga.
(texto elaborado para el Heraldo de Soria, publicado el 6 de junio de 2015. C.E.V.)





Bajo los almendros de Esteban.




Regalos, recuerdos, comida, risas y anécdotas. En Virrey Palafox.


¡Treinta años antes yo estaba con ella,  allí!

                                       







Y el chico que tocaba barroco con la flauta siempre estaba a su lado. 

¡Feliz semana!








 Bibliografía  (Dialnet)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada