martes, 21 de enero de 2014

Libro de Kells



Icono de la Virgen y el Niño (folio 7º) es la representación más antigua de la Virgen de entre todos los manuscritos occidentales

«Este libro contiene la armonía de los cuatro evangelistas buscada por Jerónimo, con diferentes ilustraciones casi en cada página que se distinguen por variados colores. Aquí podéis ver el rostro de majestad, divinamente dibujado, aquí los símbolos místicos de los evangelistas, cada uno con sus alas, a veces seis, a veces cuatro, a veces dos; aquí el águila, allí el toro, allá el hombre y acullá el león, y otras formas casi infinitas. Observadlas superficialmente con una mirada ordinaria, y pensaréis que no son más que esbozos, y no un trabajo cuidadoso. La más refinada habilidad está toda ella alrededor vuestro, pero podríais no percibirla. Mirad con más atención y penetraréis en el corazón mismo del arte. Discerniréis complejidades tan delicadas y sutiles, tan llenas de nudos y de vínculos, con colores tan frescos y vivaces, que podríais deducir que todo esto es obra de un ángel, y no de un hombre.»

Giraldus Cambrensis (Gerardo de Gales), siglo XII. Topographia Hibernica 


En el folio 34º aparece el célebre monograma de la Encarnación, compuesto por las letras Xi (Χ) y Ro (Ρ), que son las dos primeras letras de la palabra Cristo en griego(ΧΡΙΣΤΟΣ).

El Libro de Kells está considerado como uno de los manuscritos iluminados más relevantes del arte religioso medieval y el más importante del arte cristiano irlandés. 

Conservado y expuesto de modo permanentemente en la Biblioteca del Trinity College de Dublín (cada día se pasa una hoja del manuscrito para ser admirado y estudiado), el Libro de Kells es una obra tardía del grupo de manuscritos iluminados elaborados en diversos monasterios de Irlanda, norte de Inglaterra y Escocia entre los siglos VI y IX. 


Este manuscrito recoge, principalmente, el texto de los cuatro evangelios, cuyo carácter sagrado y místico se refuerza con la serie de ricas y complejas decoraciones que le acompañan.


Fue escrito y adornado sobre vitela, que es un tipo de piel de ternera que proporcionaba una superficie de escritura mucho más suave que cualquier pergamino disponible en ese momento. 

El libro es bastante grande, aunque no está completo ya que contiene 340 folios de los 344 entregados en el Trinity College, sabiendo que ya entonces faltaban muchas páginas



El folio 29 contiene el incipit del Evangelio de Mateo, llamado Liber generationis.


El diseño del Libro de Kells comienza con las letras iniciales que están decoradas con tintas de color dorado y plateado, así como en otras tonalidades de colores brillantes, siendo la gama de colores muy amplia y variada y la fuente de obtención de los pigmentos un alarde de riqueza y complejidad ya que fueron importados de todos los rincones de Europa, y objeto de profundos estudios: el negro se obtuvo de las velas, el rojo brillante del rejalgar, el amarillo del oropimente, el verde esmeralda de la malaquita pulverizada y el carísimo lapislázuli, de coloración azul, procede del noreste de Afganistán.


Entrelazados en las letras a menudo se pueden encontrar aves muy imaginativas, mamíferos, reptiles y plantas, así como referentes de los bestiarios. 



Se considera que el Libro de Kells es un excelente ejemplo del estilo Hiberno-Sajón, una forma que remonta sus orígenes al precristianismo irlandés y que se caracteriza por las iniciales  muy elaboradas y la ornamentación que utiliza motivos de animales, así como el extraordinario uso del color, uno de los aspectos más hermosos del Libro de Kells.

Cuando se escribió el Libro  hace más de 1000 años, Irlanda tenía una población de menos de medio millón de habitantes distribuida en poblados fortificados  costeros y en aldeas que remontaban las vías fluviales del interior.

En líneas generales, la iglesia irlandesa estaba organizada en monasterios que se constituían como comunidades dedicadas al estudio de la palabra de Dios, al ayuno, y al trabajo manual. 

El mensaje de la vida de Cristo se extendía principalmente por medio de los evangelios, adquiriendo los escribanos e iluminadores que los producían una posición privilegiada en la sociedad irlandesa.




Los cuatro evangelistas


Desde hace tiempo, el Libro de Kells se ha asociado a San Colum Cille ( aprox. 521-597 d. de C.) quien, alrededor del año 561, fundó el principal monasterio
en la isla de Iona, cerca de la costa oeste de Escocia.


Abadía de Iona


Probablemente, el Libro  fue creado por los monjes de Iona a principios del siglo IX, parcialmente en la misma Iona o en Kells (Condado de Meath) donde se trasladaron después del año 806 d. de C., cuando Iona fue saqueada por los Vikingos en un ataque en que sesenta y ocho monjes perdieron la vida. Está claro que el libro se encontraba en Kells, al menos desde el siglo XI pues existen diferentes documentos de esta época que lo mencionan.
Alrededor de 1653, por razones de seguridad durante la época de Cromwell, se envió el Libro de Kells a Dublín. Llegó a Trinity College por mediación de Henry Jones, después de que éste fuese nombrado obispo de Meath en 1661.




Torre del Monasterio de Kells




En la actualidad se ha realizado una magnífica versión digital del manuscrito de Kells para facilitar la visualización indirecta del mismo, con una gran calidad de imagen.








http://digitalcollections.tcd.ie/home/index.php?DRIS_ID=MS58_003v



¡Feliz semana!















http://www.tcd.ie/Library/bookofkells/assets/pdf/Spanish%20LO.pdf http://es.gloria.tv/?media=246559
http://es.wikipedia.org/wiki/Libro_de_Kells

3 comentarios: