martes, 2 de septiembre de 2014

Los chapines del sepulcro de Teresa Pérez





Fot. Museo del Traje. Madrid.






No la imagines vestida
con tan linda proporción
de cintura, en el balcón
de unos chapines subida.
Toda es vana arquitectura;
porque dijo un sabio un día
que a los sastres se debía
la mitad de la hermosura.

El perro del hortelano (Cap. I), 
Lope de Vega 




La redacción de la monografía del Cister en Castilla y León me había proporcionado la oportunidad de acercarme a la arquitectura del monasterio femenino de Gradefes. Ciertamente es un lugar cargado de historia, un edificio sencillo, de elegantes líneas sobrias. No fue hasta una segunda visita cuando reparé en los sarcófagos de los Pérez o Petri y su contenido, y ya en la tercera fue interesantísimo poder entablar una conversación casi monólogo con una locuaz y simpática monja de la Comunidad.
De todo se aprende; hoy sobre calzado medieval.





Las mujeres y hombres de la antigüedad vestían con calzado de altas plataformas. El chapín es un tipo de zapato con una suela de corcho de unos cuatro dedos de altura que era utilizado por las mujeres en la Edad Media y el Renacimiento, conociéndose su uso a través de los grabados del siglo XVI.


Bilioteca Nacional de España

Los chapines eran utilizados cuando se salía  a la calle. Imagino como serían entonces las condiciones de aquellas, llenas de polvo y barro, las que hicieron necesidad de resguardar las largas ropas  a la vez que contribuían, como ahora, a aumentar la estatura de su portadora.

Leo que es sabido que se trataba de un calzado destinado a la mujer adulta, y que parece que en algunas zonas las doncellas no podían calzarse con ellos hasta que no se casaban, siendo un elemento mas de los que indicaban su estado civil. 

El origen de este tipo de escarpines se ha querido ver en los zapatos altos de Oriente que habrían llegado hasta aquí con los árabes, convirtiéndose después en el calzado español por antonomasia.

Sin embargo existen algunas evidencias altomedievales, como la tan traída del Beato de Silos, y es seguro que cuentan como antecedente básico con el coturno romano, heredero del griego. 



Danzantes del Beato de Silos.

Este tipo de calzado de suela alta de corcho iba sujeto por cintas de cuero u otro material existiendo constancia de su utilización en las representaciones de la tragedia.


Recreación de coturnos griegos

El uso de los chapines en la Edad Media está bien documentado desde al menos 1312, siendo su uso obligatorio en el traje de corte y tiempo después protocolario en las ceremonias nupciales. 

Los chapines de Gradefes.

A fines de los años 50 el siglo XX se produjo la apertura de la tumba de Doña Teresa Pérez, conocida como Doña Teresa Petri, dama de la nobleza castellana, esposa y viuda del Adelantado Mayor del Reino y Señor de Cea y de Rueda, Don García Pérez,  y fundadora de la casa bernarda de Santa María la Real de Gradefes. 
Esta importante mujer murió en 1187, siendo enterrada en el monasterio del que fue abadesa. 
De su sarcófago,demás de algunos elementos de ornato personal en hilos de oro, se rescataron, milagrosamente bien conservados, los chapines de cordobán con suela alta de corcho, base de piel, pala apuntada, sin talón, de pequeño y delicado tamaño, que conservan una estampación en relieve de motivos florales polícromos sobre fondo picado.
Conservan los colores, la estructura y los remates originales. 




Sepulcros de piedra policromada de García y Teresa Pérez. Girola de la iglesia del Monasterio de Gradefes, León.
maravillasdeespana.blogspot.com


Sobre la apertura de los sarcófagos en 1959, poco mas sabemos y se suponen intactos desde el XII. Ya se sabe que, con ese grado de definición, no se puede pedir mayor precisión sobre la originalidad de lo hallado y conservado.


Bienvenido septiembre. Les deseo una feliz semana!


2 comentarios:

  1. Buenas, en esta tesis sobre indumentaria medieval trata el tema del sepulcro y chapines de Gradefes haciendo algunas precisiones cornológicas en torno a la persona enterrada en el sepulcro y su datación (pág. 1004). http://eprints.ucm.es/20066/1/T34332.pdf
    Gracias y hasta luego.

    ResponderEliminar