martes, 31 de enero de 2017

Leonor descansa en Caleruega





Figura femenina. 1283. Libro de Ajedrez, Dados y Tablas de Alfonso X el  Sabio, Biblioteca del Monasterios de San Lorenzo Escorial, Madrid. Con camisa  margomada y saya encordada bajo pellote y manto


E en aquel viatge,
mentre s’en tornava a Barçelona, murí i seu
nabot, fil d’En Manuel son frare, e iª sua fila,
molt bela donçela, qui avia nom dona Lionor
(capítulo LXVI) Crónica de Bernat Desclot 


Anno Domini Mº CCº LXXº Vº... in regresu aput
Montem Pesulanum decessit Alfonsus Emanuelis
nepos eius et filius domini Emanuelis fratris Regis
et domna Elianor filia Regis mortua est in uia in
regresu 
Los Anales Toledanos III 


Era de mill e trezientos
e treze años (...) E él seyendo en Balcayre murió
allá la ynfanta doña Leonor, su fija, e mandóla
llevar a enterrar a Caleruega 

Anales Silenses

Empeñado en dirimir definitivamente sus aspiraciones a ser titulado emperador, Alfonso X, el Sabio, había partido de Castilla con buena parte de la familia. Consta su salida de Alicante, su periplo hacia Barcelona y de allí a Francia, donde había de entrevistarse con el Papa Gregorio X. Con el, su esposa y algunos de sus hijos, entre ellos Leonor, de la que sabemos mas por su muerte que por su vida.
1275 debió ser un año espantoso para el rey y los suyos. El Papa le anunciaba en Belcaire que no apoyaba su coronación, cayó enfermo en Montpellier, su hijo y sucesor D. Fernando de la Cerda, que había permanecido  en Castilla atendiendo asuntos, muere y su hija Leonor también, a su regreso, cerca de Perpiñán.
Leonor era una de las hijas del medio, de la que no existen apenas noticias ya que, a diferencia de sus hermanas, no se conoce conocemos un candidato a casar con ella. Murió soltera a los 16 años, si bien su hermana pequeña había sido ya desposada en ese marco de alianzas que Alfonso había establecido para conseguir su gran propósito.
Tampoco se sabe por qué se murió. 
Poco mas conocemos de ella, salvo que era una joven esbelta, de 1,72 m, según el análisis antropométrico de su esqueleto.
Para su último destino, tras su regreso a Castilla, el rey estableció su enterramiento fuera de las Huelgas, determinando que fuera el nuevo monasterio dominico de Caleruega, que el mismo fundara, el que albergara su sepulcro. De este modo, quedaba claro el apoyo decidido del monarca al convento de monjas, que había sido entregado unos años antes a la comunidad de San Esteban de Gormaz.


Sepulcro de la infanta doña Leonor en el Real Monasterio de Santo Domingo de Caleruega.

 Estado en 2013.





Detalles del castillo y uno de los leones del sepulcro de la infanta doña Leonor en el Real
Monasterio de Santo Domingo de Caleruega antes de su restauración,  2013.


De aquel, mil veces trasladado, desubicado y tan mermado, llega a nuestros días un tablón lígneo forrado y pintado, con hasta 11 capas, con motivos heráldicos de leones y castillos, como si  una gran tela lo forrara. Tal vez fuera fabricado en la cercana ciudad de Burgos, donde se conserva también el de su hermano D. Fernando de la Cerda - en el panteón de las Huelgas Reales-,y fuese una caja de madera con una tapa a doble vertiente, similar a la de su hermano, sostenida, al modo  por tres leones de madera
Los sepulcros de madera no eran infrecuentes en aquella época, frente a los mas conocidos pétreos, y sus decoraciones con pergamino pegado y pintado tampoco son un unicum si recordamos junto a este el del caballero Sánchez Carrillo que estaba, en la también burgalesa,  iglesia de Mahamud y que hoy exhibe sus tablones en el Museo Nacional de Arte de Cataluña, si bien su tapa decorada en relieve forma parte de la colección de un museo en Cincinati.


Recreación del sepulcro original en el siglo XIII




Vitrina con los ropajes conservados tras su tratamiento

Leonor fue vestida para su entierro como lo que era, una infanta de su época, a la moda, con una camisa de lino finísimo, una lujosa saya encordada - su vestido de gala- elaborado en seda y algodón, adornada con piel de conejo,  y un tocado o velo cubriendo su cabeza.



Hace cuatro años se realizó, sobre este sepulcro de Leonor, un proyecto cultural que pueden consultar en el portal de Patrimonio de la Junta de Castilla y León y que es uno de los muchos buenos ejemplos de trabajos sobre el patrimonio cultural realizados.
http://www.jcyl.es/jcyl/patrimoniocultural/leonorf/www/cultural.html
Para consultar publicación estudio pormenorizado





Sepulcro (arriba) y birrete de D. Fernando de la Cerda, hermano de Leonor
Huelgas Reales de Burgos


Fragmento del manto de Fernando III (Abuelo de Leonor) en la Real Armería de Madrid.  
Del catálogo de exposición Vestiduras ricas. El monasterio de las Huelgas y su época 1170-1340, Patrimonio Nacional, Madrid, 2005, p. 93).



Lujosa saya encordada de la infanta Leonor



Claustro de Santo Domingo, en Caleruega (Burgos)

¡Feliz semana!



No hay comentarios:

Publicar un comentario